13 de noviembre de 2006 - 10:44 AM

El Papa pide respetar los compromisos para la desnuclearización de Corea

Redacción ACI Prensa

El Papa pide respetar los compromisos para la desnuclearización de Corea

Al recibir hoy al nuevo Embajador de Japón ante la Santa Sede, Kagefumi Ueno, el Papa Benedicto XVI recordó que la “violencia nunca podrá ser una respuesta justa a los problemas de las sociedades” y pidió el respeto a los compromisos tomados para lograr la desnuclearización de la península coreana.

En una audiencia en la que recibió las cartas credenciales del diplomático, el Santo Padre invitó al país nipón a “perseguir con decisión sus esfuerzos por contribuir al establecimiento de una paz justa y duradera en el mundo, particularmente en el Extremo Oriente”.

“Frente a la crisis actual en esta región, la Santa Sede alienta a las negociaciones bilaterales y multilaterales, convencida de que la solución se debe buscar por medios pacíficos y respetando los compromisos tomados por todas las partes presentes para lograr la desnuclearización de la península coreana”.

En su discurso, el Pontífice indicó que “la búsqueda de la paz entre las naciones debe ser hoy más que nunca una prioridad en las relaciones internacionales. La violencia nunca podrá ser una respuesta justa a los problemas de las sociedades, porque destruye la dignidad, la vida y la libertad del ser humano, aquella que pretende defender. Para construir la paz son importantes las vías de orden cultural, político y económico".

Más adelante, el Santo Padre expresó su deseo de que "la comunidad internacional prosiga e intensifique la ayuda humanitaria a las poblaciones más vulnerables, particularmente a Corea del Norte, para que una interrupción eventual no acarree a la población civil graves consecuencias", y subrayó la "contribución generosa" de Japón a "la asistencia  a los países más pobres".

"Es necesario –subrayó– que los lazos de interdependencia entre los pueblos, que se desarrollan cada vez más, vayan acompañados por un compromiso decidido para que las consecuencias nefastas de las fuertes disparidades entre los países desarrollados y los países en desarrollo no se agraven, sino que se transformen en una solidaridad auténtica que estimule el crecimiento económico y social de los países más pobres"

Finalmente, Benedicto XVI expresó su alegría por "el respeto del que goza la Iglesia Católica en Japón", y saludó a sus obispos y a todos los fieles, "animándolos a vivir siempre más firmemente en la comunión de la fe, a proseguir su compromiso a favor de la paz y la reconciliación entre los pueblos de la región, colaborando generosamente con sus compatriotas".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios