9 de julio de 2007 10:07 am

El Papa pide diálogo armonioso y de respeto entre la Iglesia y las sociedades civiles

Redacción ACI Prensa

El Papa pide diálogo armonioso y de respeto entre la Iglesia y las sociedades civiles

Con motivo de las celebraciones por el 8º centenario del nacimiento de Santa Isabel de Hungría, el Papa Benedicto XVI expresó su deseo de que el conocimiento profundo de la personalidad y obra de esta santa “ayude a volver a descubrir las raíces cristianas de Hungría y de la misma Europa, llevando a los responsables a desarrollar el diálogo entre la Iglesia y las sociedades civiles de modo armónico y respetuoso, para construir un mundo realmente libre y solidario".

Así lo ha manifestado el Santo Padre en una carta al Arzobispo de Esztergom-Budapest, primado de Hungría y presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas, Cardenal Peter Erdo, con motivo de las celebraciones de este centenario.

En la misiva, fechada el 27 de mayo, el Papa escribe que Santa Isabel "supo unir las dotes de esposa y de madre ejemplar al ejercicio de las virtudes evangélicas, que aprendió en la escuela de San Francisco de Asís".

La santa, continúa, ofreció "un testimonio concreto, visible y significativo de la caridad de Cristo. Muchas personas, a lo largo de los siglos, han seguido su ejemplo, viendo en ella un modelo de intachables virtudes cristianas, vividas de modo radical en el matrimonio, en la familia y también durante la viudez. También se han inspirado en ella personalidades políticas, obteniendo impulso para trabajar por la reconciliación entre los pueblos".

Benedicto XVI manifiesta el deseo de que "el conocimiento profundo de la personalidad y de la obra de Isabel de Hungría ayude a volver a descubrir las raíces cristianas de Hungría y de la misma Europa, llevando a los responsables a desarrollar el diálogo entre la Iglesia y las sociedades civiles de modo armónico y respetuoso, para construir un mundo realmente libre y solidario".

Finalmente, el Pontífice solicita que año internacional dedicado a la santa, iniciado en Roma el pasado 17 de noviembre, "sea para los húngaros, los alemanes y para todos los europeos una ocasión propicia para resaltar el patrimonio cristiano recibido de los padres, de modo que se sigan obteniendo de aquellas raíces la fuerza necesaria para lograr un fruto abundante en el nuevo milenio que acaba de comenzar".

Comentarios