13 de abril de 2003 - 2:09 PM

El Papa pide a jóvenes del Tercer Milenio no temer entregarse a Cristo

Redacción ACI Prensa

El Papa pide a jóvenes del Tercer Milenio no temer entregarse a Cristo

Durante la emotiva Misa de Domingo de Ramos que celebró ante más de 40.000 personas  en la Plaza San Pedro, coincidiendo con la 18º Jornada Mundial de la Juventud, el Papa Juan Pablo II  pidió nuevamente hoy por la paz y  la justicia en el mundo; pero señaló que éstas vendrán si los jóvenes del Tercer Milenio aceptan entregarse a Cristo. Junto a la Cruz, la Virgen

Al comienzo de la ceremonia,  una delegación de jóvenes de Toronto, donde se celebró el año pasado la Jornada Mundial de la Juventud, transportó la gran cruz  la juventud para luego pasarla a sus hermanos de Colonia, donde tendrá lugar el encuentro internacional del año 2005.

Este año, sin embargo, los jóvenes de Colonia recibieron también un icono de la imagen de María “Salus Populi Romani” (Salvación del Pueblo Romano) venerada en Tor Vergata durante la JMJ del 2000; y que de ahora en adelante acompañará por el mundo a la Cruz de la Juventud.

Durante la homilía el Pontífice recordó  el gesto de alabanza que marca, en el  Domingo de Ramos, la entrada triunfal del Señor Jesús a Jerusalén. “Hoy acogiéndolo están los jóvenes del mundo entero”, dijo el Papa al momento de saludar a los jóvenes de  Roma y del mundo. “Y cómo no expresar fraterna solidaridad a vuestros coetáneos que sufren por la guerra y la violencia en Irak, en Tierra Santa y en diversas partes del mundo”, agregó.

“Hoy acogemos con fe y alabanza a Jesús, que es nuestro rey de verdad, de libertad, de justicia y de amor  -recordó el Pontífice- Son estos los cuatro pilares sobre los cuales es posible construir el edificio de la verdadera paz, como hace 40 años escribía en la encíclica Pacem in Terris el beato Papa Juan XXIII”.

Juan Pablo II destacó que la paz pace es un don de Cristo, obtenido con el sacrificio de la Cruz. Para conseguirla eficazmente es necesario subir con el Divino Maestro al Calvario. ¿Y quién puede guiarnos en este ascenso mejor que María, que precisamente bajo la Cruz nos ha sido dada como madre en el Apóstol fiel San Juan?”.

“También a vosotros les pide (Jesús) que toméis a María como madre ‘en vuestra casa’, de acogerla ‘entre vuestros bienes’”,  destacó el Papa. “¡Que María haga así que respondáis generosamente al llamado del Señor, y perseveréis con alegría y fidelidad en la misión cristiana!”, añadió.

El Santo Padre recordó luego los incontables jóvenes que a lo largo de la historia han respondido al llamado del Señor, y exclamó: “¡Jóvenes del Tercer Milenio, no tengáis miedo de ofrecer vuestra vida como respuesta total a Cristo! Él, sólo Él cambia la vida y la historia del mundo”.

El Pontífice concluyó dirigiendo una breve oración a la Virgen María, Madre dolorosa:

“Danos tus ojos para reconocer en el rostro del Crucificado, desfigurado por el dolor, la imagen del Resucitado glorioso.

Ayúdanos a abrazarlo y a confiar en Él, para que seamos hechos dignos de sus promesas.

Ayúdanos a serle fieles hoy y por toda nuestra vida. ¡Amén!”

La Cruz de los jóvenes

Durante la oración del Angelus, el Pontífice se refirió  al traspaso de la Cruz de la Juventud de los jóvenes de Toronto a los de Colonia.

“Ahora la Cruz retoma su peregrinación -dijo Juan Pablo II- atravesará primero varios países de Europa central y oriental, luego a partir del Domingo de Ramos del año próximo, visitará las Diócesis de Alemania hasta llegar a Colonia”.

“A la delegación venida de Alemania, confío hoy también el Icono de María. De ahora en adelante,  junto a la Cruz, éste acompañará las Jornadas Mundiales de la Juventud”, dijo el Pontífice; y explicó que éste “será signo de la materna presencia de María junto a los jóvenes, llamados, como el Apóstol Juan, a acogerla en su vida”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios