9 de setiembre de 2006 - 12:15 PM

El Papa inicia visita a Baviera al pie de la Patrona de su tierra

Redacción ACI Prensa

El Papa inicia visita a Baviera al pie de la Patrona de su tierra

La Columna de María en Munich es junto al Santuario Mariano de Altötting, uno de los más conocidos símbolos de la piedad mariana de Baviera. El Papa Benedicto XVI eligió este monumento, que representa el pago de una promesa por un milagro que libró a la ciudad de su segura destrucción, como escenario del primer acto público en su tierra natal.

La oración que el Papa pronunció en la Columna de María en la Plaza de María en Munich, poco después de arribar a suelo alemán, tiene un especial valor simbólico pues esta advocación mariana es la Patrona de Baviera.

En plena Primera Guerra Mundial, el Rey Ludwig III y su esposa María Theresa solicitaron al entonces Papa Benedicto XV declarar a la Virgen María como Patrona Oficial de Baviera. El 26 de abril de 1916, el Papa elevó el Reino de Baviera a “Reino de María” y concedió una fiesta propia en honor de la Patrona. Por decisión de la Conferencia Episcopal en 1970 el 1 de mayo quedó establecido como su fiesta.

"Milagro de Munich"

La Columna de María se erigió en 1638 en el centro de la Plaza muniquesa. La construcción de la monolítica columna de mármol coronada por una estatua dorada de 2,15 metros de altura, se debe a una promesa del Príncipe Maximiliano I. Durante la guerra de los 30 años, en 1632, el príncipe prometió erigir la columna si Munich y Langsdorf se libraban de la destrucción que el ejército sueco dejaba a su paso, cosa que así sucedió, lo cual se consideró un verdadero milagro.

Inmediatamente luego de su bendición en 1638, la Columna se convirtió en centro de las expresiones de devoción mariana del pueblo católico en Baviera, quienes honraban a la Madre de Dios con letanías y el rezo del rosario. Siempre durante especiales situaciones de peligro y necesidad, los católicos de Baviera se han reunido a rezar al pie de la Columna.

Allí, en 1782 recibieron también la bendición del Papa Pío IV. Fue también ahí donde en medio del júbilo popular fue coronado Max Joseph como el primer Rey de Baviera. En 1980 fue aquí donde Juan Pablo II se detuvo en oración durante su visita a Alemania. Asimismo, cuando el actual Papa Benedicto XVI fue llamado en 1982 a servir en Roma a la cabeza de la Congregación para la Doctrina de la fe, fue al pie de la Columna desde donde se despidió de su querida arquidiócesis.

Símbolo de Esperanza

Al sufrir Munich fuertes ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial, la estatua fue retirada y resguardada. Al finalizar la guerra en 1945 fue nuevamente erigida en medio de una ciudad totalmente destruida, convirtiéndose en símbolo de esperanza y paz.

En cada una de las esquinas al pie de la estatua se han colocado algunas alegorías de bronce: El león simboliza la guerra, el basilisco representa la peste, el dragón la hambruna y la serpiente a los no creyentes. Estas plagas, según la creencia popular, fueron vencidas gracias a la intercesión de la Madre de Dios.

Además, la Columna es también un punto geográfico central, y determina el centro de Baviera. Desde ella se empieza a contar el kilometraje de todas las carreteras y caminos que salen de Munich.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios