Ante la escalada de violencia suscitada por ataques de grupos relacionados a Al Qaeda en Irak, el Papa Francisco ha expresado su preocupación y oración, al tiempo que ha manifestado su llamado a la paz, reconciliación y justicia en ese país.

En días recientes, el grupo extremista Estado Islámico de Irak y el Levante, vinculado a Al Qaeda, ha realizado una ofensiva contra el gobierno del país y ha tomado importantes ciudades, dirigiéndose hacia la capital, Bagdad.

En sus palabras posteriores al rezo del Ángelus, hoy en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre indicó que “sigo con mucha preocupación los acontecimientos de estos últimos días en Iraq. Los invito a todos ustedes a unirse a mi oración por la querida nación iraquí, sobre todo por las víctimas y por quién sufre mayormente las consecuencias del acrecentarse de la violencia, en particular, por las tantas personas, entre las cuales muchos cristianos, que han debido dejar la propia casa”.

“Deseo para toda la población la seguridad y la paz y un futuro de reconciliación y de justicia, donde todos los iraquíes, cualquiera sea su pertenencia religiosa, puedan construir juntos su patria, haciéndola un modelo de convivencia”.

Francisco pidió que “recemos a la Virgen, todos juntos, por el pueblo iraquí”.