El Papa Francisco ha decidido enviar una ayuda de 75.000 dólares a Sudán del Sur para paliar los efectos de las inundaciones a devastaron el país el pasado mes de agosto, y una ayuda de 50.000 euros a Grecia para ayudar a la población afectada por los incendios que también tuvieron lugar en agosto.

Según informó la Sala de Prensa del Vaticano por medio de un comunicado, las ayudas se van a canalizar por medio del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

En el caso de Sudán del Sur, la ayuda irá destinada a ayudar a los afectados por “las intensas lluvias y las devastadoras inundaciones” que provocaron más de 12.000 desplazados, destrucción o daños a más de 6.000 viviendas y cuantiosos daños materiales.

Los 75.000 dólares son una “contribución a las actividades y programas de emergencia para apoyar a la población de la diócesis de Malakal, duramente afectada”.

En cuanto a la ayuda a Grecia, los 50.000 euros se destinarán a la población griega que sufrió innumerables pérdidas en los incendios de la isla de Evia, en la península del Ática, y en la península del Peloponeso.

Los fuegos destruyeron más de 100.000 hectáreas de tierra, campos y cultivos. La ayuda enviada por el Santo Padre “se destinará a las actividades promovidas en la zona por Cáritas Hellas.

Más en Vaticano

En el comunicado difundido por la Sala de Prensa se especifica que “las ayudas enviadas quieren expresar los sentimientos de cercanía espiritual y aliento paternal del Papa Francisco a las personas y territorios afectados”.