7 de noviembre de 2013 4:29 pm

El Papa: Dios tiene una "debilidad de amor" y se alegra de encontrar la oveja perdida

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

foto ACI Prensa
foto ACI Prensa

La alegría de Dios es encontrar a la oveja perdida, porque tiene una "debilidad de amor" por todos los que se han extraviado, dijo el Papa Francisco durante la homilía de la Misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta este jueves 7 de noviembre.

Al comentar las parábolas de la oveja perdida y la moneda perdida, el Santo Padre explicó la actitud de los escribas y fariseos que se escandalizaron por las cosas que Jesús hacía y murmuraban contra Él: "este hombre es un peligro, come con publicanos y pecadores."

Jesús, afirmó el Papa, dice que ésta "es la música de la hipocresía" y que "a esta hipocresía de los murmullos responde con una parábola alegre. En este pequeño relato aparece cuatro veces la palabra alegría. ‘Y ustedes se escandalizan por esto, pero mi Padre se alegra’. Ese es el mensaje más profundo: la alegría de Dios que es un Dios al que no le gusta perder, no es un buen perdedor, y por eso, para no perder, sale de sí y va, busca. Es un Dios que busca: busca a todos aquellos que están lejos de Él, como el pastor, que va en busca de la oveja perdida".

El trabajo de Dios, subrayó Francisco, es "ir a buscar" para "invitar a todos a la fiesta, a los buenos y los malos".

"Él no tolera perder a uno de los suyos. Ésta será también la oración de Jesús, el Jueves Santo: ‘Padre, que no pierda a ninguno de los que me has dado’. Es un Dios que camina buscándonos y tiene una cierta debilidad de amor por los que están más alejados, que se han perdido, va y los busca".

"¿Y cómo busca? Busca hasta el final, como ese pastor que va en la oscuridad, buscando hasta que encuentra a la oveja; o como la mujer, que cuando pierde aquella moneda enciende la lámpara, barre la casa y la busca con cuidado. Así busca Dios. ‘¡Este hijo no lo pierdo, es mío! No quiero perderlo’. Este es nuestro Padre: siempre nos busca".

Luego, "cuando encontró a la oveja" y la trajo al redil poniéndola junto a las demás, explicó el Pontífice, ninguna debe decir: "tú estabas perdida", sino "tú eres una de nosotras", porque le vuelve a dar toda la dignidad.

"No hay diferencia" porque Dios "cura a todos aquellos que ha encontrado. Y cuando hace esto es un Dios que se alegra".

Etiquetas: Papa Francisco, Homilías del Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios