29 de noviembre de 2005 - 11:27 AM

El Papa concederá indulgencia plenaria por solemnidad de Inmaculada Concepción

Redacción ACI Prensa

El Papa concederá indulgencia plenaria por solemnidad de Inmaculada Concepción

El Papa Benedicto XVI concederá la indulgencia plenaria en la próxima solemnidad de la Inmaculada Concepción, a todos los feligreses que, siguiendo las condiciones habituales para obtener tal don, participen este 8 de diciembre en un rito sagrado en honor de Virgen o testimonien su devoción mariana frente a una imagen de la Inmaculada.

Así lo señala un decreto publicado este martes firmado por el Penitenciario Mayor de la Santa Iglesia Romana, Cardenal James Francis Stafford.

El texto recuerda que en esa fecha se cumplirán 40 años desde que el Siervo de Dios, el Papa Pablo VI, “al clausurar el Concilio Ecuménico Vaticano II dedicaba grandes loas a Nuestra Señora que, al ser Madre de Cristo, es Madre de Dios y Madre espiritual de todos nosotros".

"En esta solemnidad, el Sumo Pontífice Benedicto XVI, cuando rinda en Roma público homenaje de alabanza a la Virgen Inmaculada, desea vivamente que toda la Iglesia se una con el corazón a él, para que todos los fieles, reunidos en el nombre de la Madre común, se refuercen en la fe, se adhieran con mayor entrega a Cristo y amen a sus hermanos con caridad más ferviente: de aquí proceden, como enseñó con gran sabiduría el Concilio Vaticano II, las obras de misericordia con los indigentes, el respeto de la justicia, la tutela y la búsqueda de la paz".

El decreto comunica que el Papa “ha concedido el don de la indulgencia plenaria, que se puede obtener con las condiciones habituales (confesión sacramental, Comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa), con ánimo alejado del pecado, en la próxima solemnidad de la Inmaculada Concepción, si los fieles participan en un sacro rito en honor de la Virgen o si, por lo menos, ofrecen un abierto testimonio de devoción mariana frente a una imagen de la Inmaculada expuesta a la veneración pública, rezando el Padrenuestro, el Credo y alguna invocación a la Inmaculada".

El documento concluye recordando que los fieles que "por enfermedad o justa causa" no puedan participar a un rito público o venerar una imagen de la Virgen, "podrán obtener el mismo don de indulgencia en su propia casa o en el lugar donde se encuentren si, con ánimo alejado del pecado y el propósito de cumplir las condiciones necesarias apenas les sea posible, se unen en espíritu y deseo a las intenciones del Sumo Pontífice, orando a la Inmaculada y rezando el Padrenuestro y el Credo".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios