9 de marzo de 2019 7:00 am

El Papa a los jóvenes: No seáis sordos a la llamada del Señor

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco. Foto: Marina Testino / ACI Prensa
El Papa Francisco. Foto: Marina Testino / ACI Prensa

El Papa Francisco pidió a los jóvenes que escuchen lo que Dios les pide, que no se dejen arrastrar por el miedo y que respondan con un “sí” a su vocación: “No seáis sordos a la llamada del Señor”.

El Santo Padre realizó este llamado en el mensaje para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que se celebrará el próximo 12 de mayo, IV Domingo de Pascua, bajo el título “La valentía de arriesgar por la promesa de Dios”, y que el Vaticano difundió este sábado 9 de marzo.

El Pontífice se dirigió de forma especial a los jóvenes y les dijo que “no os dejéis contagiar por el miedo, que nos paraliza ante las altas cumbres que el Señor nos propone. Recordad siempre que, a los que dejan las redes y la barca para seguir al Señor, él les promete la alegría de una vida nueva, que llena el corazón y anima el camino”.

Francisco explica en su mensaje que “la llamada del Señor no es una intromisión de Dios en nuestra libertad; no es una ‘jaula’ o un peso que se nos carga encima. Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, del que quiere que participemos, mostrándonos en el horizonte un mar más amplio y una pesca sobreabundante”.

“La vocación es una invitación a no quedarnos en la orilla con las redes en la mano, sino a seguir a Jesús por el camino que ha pensado para nosotros, para nuestra felicidad y para el bien de los que nos rodean”.

Según señaló, “esto significa que para seguir la llamada del Señor debemos implicarnos con todo nuestro ser y correr el riesgo de enfrentarnos a un desafío desconocido; debemos dejar todo lo que nos puede mantener amarrados a nuestra pequeña barca, impidiéndonos tomar una decisión definitiva; se nos pide esa audacia que nos impulse con fuerza a descubrir el proyecto que Dios tiene para nuestra vida”.

En definitiva, “cuando estamos ante el vasto mar de la vocación, no podemos quedarnos a reparar nuestras redes, en la barca que nos da seguridad, sino que debemos fiarnos de la promesa del Señor”.

El Papa se refirió, en concreto, “a la llamada a la vida cristiana, que todos recibimos con el bautismo y que nos recuerda que nuestra vida no es fruto del azar, sino el don de ser hijos amados por el Señor, reunidos en la gran familia de la Iglesia”.

Reconoció que “no siempre es fácil discernir la propia vocación y orientar la vida de la manera correcta. Por este motivo, es necesario un compromiso renovado por parte de toda la Iglesia –sacerdotes, religiosos, animadores pastorales, educadores– para que se les ofrezcan, especialmente a los jóvenes, posibilidades de escucha y de discernimiento”.

“Se necesita una pastoral juvenil y vocacional que ayude al descubrimiento del plan de Dios, especialmente a través de la oración, la meditación de la Palabra de Dios, la adoración eucarística y el acompañamiento espiritual”, aseguró.

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Jornada Mundial de Oración para las Vocaciones

Comentarios