24 de octubre de 2017 6:10 pm

“El drogadicto es el leproso de hoy” que la Iglesia debe atender

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Pixabay (Dominio Público)
Imagen referencial / Pixabay (Dominio Público)

Ante la realidad de la drogadicción en Argentina, el delegado episcopal de la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, Mons. Fernando Carlos Maletti, afirmó que “el drogadicto es el leproso de hoy” que la Iglesia debe atender.

Mons. Maletti habló sobre esta problemática en el marco de las III Jornadas sobre Narcotráfico y su impacto en la República Argentina, el 19 de octubre en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

El Obispo de Merlo-Moreno, explicó que el drogadicto “es una persona humana enferma, y es una persona humana víctima de un mal que es el narcotráfico”.

“Fundamentalmente es una víctima de sus carencias de valores humanos y espirituales, que no se han fomentado oportunamente. Es una víctima de las experiencias y los problemas difíciles en la familia, de la inmadurez humana y afectiva, de la falta de perspectivas y metas válidas y alcanzables y de las decepciones humanas y sociales”, detalló.

El Prelado sostuvo que como todo ser humano, el adicto busca de la felicidad y al no encontrarla según sus gustos “se construye su propio paraíso, pero lo busca en la puerta fácil y ancha de la enajenación, la sensualidad y la felicidad efímera”.  

Además, la adicción trae consigo otros problemas como el miedo, el rechazo y la marginación.

“Podríamos ver, como les dije, tener a un leproso de hoy, como los que Jesús encontraba en su camino. Él escucha su grito, oye la desesperación de quien camina entre sepulcros, entre la muerte, no tiene miedo a acompañarlo física y espiritualmente”, dijo el Prelado.

A la luz de la enseñanza de Jesús, Mons. Maletti señaló tres actitudes que se han propuesto promover como pastores de la Iglesia en Argentina: estar en contacto con la gente, escuchar sus dolores y preocupaciones reales, y conocer lo mejor posible la realidad global.

Agregó que desde la Comisión Episcopal y la Pastoral Social, “estamos abocados en este tema con muchísima fuerza y poniendo también nuestra esperanza en Jesús, que no vino a ser servido sino a servir y a dar la vida”.

Recordó asimismo el llamado de la Conferencia Episcopal Argentina de “consolidar redes de cohesión social para evitar que se enquiste en cualquier lugar la plaga de la droga y el delito.

También te puede interesar:

Etiquetas: Argentina, obispos, Drogas, Adicciones, Iglesia en Argentina

Comentarios