1 de agosto de 2009 9:03 am

El deporte puede ser escuela de valores humanos y espirituales, dice el Papa

Redacción ACI Prensa

Al recibir este sábado a los dirigentes y atletas que participan en el campeonato mundial de natación en la Villa Deportiva de Roma, el Papa Benedicto XVI recordó que el deporte, en sus múltiples formas, puede convertirse en una escuela de valores humanos y espirituales.

"Con vuestras competencias ofrecéis al mundo un convincente espectáculo de  disciplina y de humanidad, de  belleza artística y de voluntad tenaz. Mostráis a qué metas puede conducir la vitalidad de la juventud, cuando no rechaza la fatiga de los duros entrenamientos y se aceptan de buena gana tantos sacrificios y privaciones," dijo el Santo Padre.

"Todo esto –agregó- constituye también para vuestros coetáneos una importante lección de vida”.

"El deporte, si se practica con pasión y atento sentido ético, especialmente para la juventud, se transforma en escuela de sano profesionalismo y de perfeccionamiento físico, escuela de formación en los valores humanos y espirituales, medio privilegiado de crecimiento personal y de contacto con la sociedad", agregó

El Pontífice explicó que “asistiendo a estos mundiales de natación y admirando los resultados alcanzados, no es difícil darse cuenta de la gran potencialidad con que Dios ha dotado al cuerpo humano, y cuán sorprendentes  objetivos de perfección puede alcanzar”.

“El pensamiento, entonces, se dirige al estupor del Salmista que, contemplando el universo, canta la gloria de Dios y la grandeza del ser humano. 'Al ver el cielo, leemos en el Salmo 8, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado: ¿qué es el hombre para que pienses en él, el ser humano para que lo cuides? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad'", dijo también.

"Cómo no dar gracias al Señor, por haber dotado al cuerpo del hombre de tanta perfección, y por haberlo enriquecido de una belleza y de una armonía que pueden expresarse de tantos modos" exclamó el Papa ante los deportistas; al señalar que “las disciplinas deportivas, cada una con modalidades diversas, nos ayudan a apreciar este don que Dios nos ha hecho”.

Benedicto XVI recordó a los  atletas que son “modelos para sus coetáneos”, por lo que su ejemplo puede ser para ellos “determinante al construir positivamente su futuro”. Por esta razón, les ha exhortado a ser entonces “¡campeones en el deporte y en la vida!”.

Luego, hablando en español, el Papa concluyó: “Saludo cordialmente a los presentes de lengua española: atletas, dirigentes y cuantos han participado de varios modos en el Campeonato Mundial de Natación. Os invito a seguir fomentando el deporte de acuerdo con los más altos valores humanos, de manera que favorezca el sano desarrollo físico de quienes lo practican, y sea así una propuesta para la formación integral de niños y jóvenes. Muchas gracias”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios