3 de marzo de 2013 9:01 am

Quienes buscan influir externamente en Cónclave no lograrán nada, asegura Mons. Aguer

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer.
Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer.

El Arzobispo de La Plata (Argentina), Mons. Héctor Aguer, criticó que muchos medios de comunicación seculares y supuestos expertos en asuntos religiosos buscan influir en los Cardenales electores, e incluso “ya se le escribe la agenda” al próximo Papa, pero aseguró que quienes “desean influir desde afuera no lograrán nada”.

Durante el programa televisivo “Claves para un mundo mejor”, Mons. Aguer señaló que “los que desean influir desde afuera no lograrán nada, porque en la Capilla Sixtina se juega otra cosa, intervienen otros factores”.

El Cónclave, indicó, “es un momento espiritual y otros parámetros los que los electores tienen en cuenta, más allá de las elucubraciones políticas que hacen los expertos en cuestiones religiosas que, me atrevo a señalar, a veces entienden bastante poco del tema porque no perciben la realidad misteriosa de la Iglesia”.

Mons. Aguer subrayó que la Iglesia “quiere tutelar siempre la libertad de los Cardenales mediante el secreto en sus deliberaciones para que los criterios que se pongan en juego en la elección sean lo más objetivo posible”.

“En ese ejercicio de opinión y de libertad de los Padres Cardenales también se manifiesta la intención de Dios y la guía con la cual el Espíritu Santo conduce a la Iglesia a través de las vicisitudes de la historia”, afirmó.

El Prelado indicó que “la secular regulación de los cónclaves, periódicamente ajustada, tiende precisamente a salvaguardar la libertad de los electores y su apertura al discernimiento de la voluntad de Dios”.

El Prelado recordó que siglos atrás, particularmente en la época del Renacimiento y en los siglos XVI y XVII, “en los Cónclaves para elección del Sumo Pontífice se ejercían presiones e influencias tremendas, especialmente por parte de las potencias de entonces”.

“Los embajadores de los Príncipes, como se los llamaba, trataban de introducirse mediante mensajes y mensajeros en las deliberaciones, con riesgo de violar el secreto en el Cónclave para satisfacer los propósitos también de sus mandantes”, indicó.

Mons. Aguer advirtió que “ese problema se ha presentado muchas veces en la historia de la Iglesia y de una manera, muy distinta, pero también efectiva, se hace notar hoy”.

El Arzobispo de La Plata recordó que el pasado 23 de febrero, la Secretaría de Estado de la Santa Sede criticó los intentos de injerencias en la libertad de los Cardenales para elegir al próximo Papa.

Mons. Aguer señaló que estos intentos de influir en el Cónclave se han notado “tanto en los comentarios de los expertos en cuestiones religiosas, de los datos que trasmiten los corresponsales a sus agencias o a sus periódicos”.

“También se nota el mismo afán en las expresiones que circulan en las redes sociales, en las cuales se difunde una especie de charlatanería enfermiza”, denunció.

El Prelado señaló que “todo el mundo se expresa y muchas veces lo hace opinando sobre personas o situaciones con una ligereza, con una irresponsabilidad sorprendente”.

“Parece que quisieran influir de algún modo en la elección del Papa. Y al próximo ya se le escribe la agenda”, dijo.

Mons. Aguer subraó que no se puede entender “la naturaleza y la misión de la Iglesia fuera de la fe”.

“También al Cónclave hay que mirarlo con los ojos de la fe”, remarcó.
A los católicos “nos toca rezar, porque esa elección no es como una elección política cualquiera”, indicó, pues “se hace en un clima de profunda oración y comienza con una invocación al Espíritu Santo”.

“Es una hora importante para la vida de la Iglesia pero también llena de confianza”, aseguró, “en que es el Señor el Pastor Supremo de la Iglesia y que es el Espíritu Santo quien la guía”.

Etiquetas: Vaticano, Mons. Héctor Aguer, Cardenales, Cónclave 2013

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios