2 de mayo de 2008 - 4:43 AM

Educación en la escuela debe fundamentarse en la verdad, recuerda Cardenal Cañizares

Redacción ACI Prensa

Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Toledo
Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Toledo

El Arzobispo de Toledo y Primado de España, Cardenal Antonio Cañizares Llovera, señaló que la educación en la escuela debe fundamentarse en la verdad; especialmente ahora, cuando existe un clima cultural que "pretende impedir que la razón humana tienda hacia la verdad, mientras que su misma naturaleza tiende a alcanzarla".

En su artículo titulado "La escuela ha de ayudar a fundamentarse en la verdad", que publica su Arquidiócesis en el suplemento semanal "Padre Nuestro", el Purpurado explicó que "la escuela ha de ayudar a vivir, pensar y actuar conforme a la recta razón. Por lo mismo tiene como misión propia la búsqueda y el ofrecimiento de la verdad, no teniendo más límites que la verdad misma".

Tras destacar que "el hombre en la verdad de su existencia, es el camino primero y fundamental de la escuela", el Arzobispo precisó que "toda su solicitud educativa ha de estar empeñada y volcada en que el valor y dignidad del hombre se realice plenamente en su verdad de hombre, es decir conforme a su creación querida por Dios, como es querido por Dios todo hombre, criatura suya".

Luego de subrayar que en la Iglesia tiene la certeza de que el hombre solamente puede fundarse en la verdad de Cristo que "manifiesta plenamente al hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación", el Cardenal Cañizares explicó que "sin violentar para nada la recta razón, podemos afirmar y atestiguar que todo aspecto del humanismo auténtico está estrechamente vinculado con Cristo".

"A este humanismo auténtico pertenece la búsqueda de la verdad y el acceso a la verdad, la realización en la verdad, el logro de la propia verdad del hombre. Excluir, en efecto, al hombre del acceso a la verdad es la raíz de toda alienación", alertó.

El Purpurado toledano negó que el hombre se pueda "ver satisfecho con propuestas que elevan lo efímero al rango de valor creando ilusiones sobre la posibilidad de alcanzar el verdadero sentido de la existencia, o que haga discurrir la vida casi hasta el límite de la ruina, sin saber bien lo que espera.

"De ahí la importancia decisiva del tema para la escuela. Por eso mismo, el problema central de la escuela, a mi entender, es la cuestión de la verdad, que no es sin embargo una de las tantas cuestiones que el hombre debe afrontar, sino la cuestión fundamental, que no se puede eliminar y que atraviesa todos los tiempos y estaciones de la vida y de la historia de la humanidad", finalizó el Cardenal.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios