26 de marzo de 2019 8:02 am

Director de L’Osservatore Romano rechaza críticas de Lucetta Scaraffia

Redacción ACI Prensa

El Vaticano. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
El Vaticano. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El director de L’Osservatore Romano, Andrea Monda, rechazó los argumentos esgrimidos por la periodista Lucetta Scaraffia, colaboradora del diario vaticano y directora del suplemento Donna Chiesa Mondo (Mujer, Iglesia, Mundo), para dimitir de sus responsabilidades.

Según Scaraffia, el motivo de su renuncia y del equipo editorial de la revista son las presiones y la deslegitimación de su trabajo por parte de la dirección de L’Osservatore Romano.

Sin embargo, en una nota difundida este martes 26 de marzo por la Sala de Prensa del Vaticano, Andrea Monda, nombrado director en diciembre de 2018, asegura que siempre “he garantizado a la profesora Scaraffia, y al grupo de mujeres de la redacción, la misma y total autonomía y la misma y total libertad que ha caracterizado el suplemento mensual desde que nació”.

El director defiende que siempre se ha abstenido “de interferir de cualquier manera en la elaboración del suplemento mensual del periódico, y me he limitado a ofrecer mi contribución (en la propuesta de temas y personas a las que involucrar) a la libre valoración de la profesora Scaraffia y de la redacción del suplemento”.

“Mi voluntad no ha sido, de ningún modo, desprestigiar el mensual Donne Chiesa Mondo, al cual se le confirmó de forma integral el presupuesto y se le garantizó la traducción y difusión en diferentes países a pesar de la necesidad general de contener los gastos de la Curia”.

Aseguró que “mi compromiso ha sido, y sigue siendo, potenciar la edición cotidiana de L’Osservatore Romano, ciertamente, no en términos de competencia, sino de complementariedad con el suplemento, como es natural y justo que sea”.

“De ningún modo”, continuó Andrea Monda, “he seleccionado a nadie, hombre o mujer, con criterios de obediencia. Más bien al contrario, he evitado interferir en el suplemento mensual, he solicitado, en la elaboración del cotidiano, puntos de vista realmente libres, no construidos sobre el mecanismo de unos contra otros, o de grupos cerrados”.

“Lo he hecho, precisamente, como signo de la apertura y de la parresia pedida por el Papa Francisco, en cuyas palabras y en cuyo magisterio todos nos reconocemos”, subrayó.

Explicó también que “si, sobre la base de la actualidad eclesial y cultural, he dedicado atención a temas como el de la pluralidad y el de la diferencia en el mundo de la Iglesia, se deriva únicamente de la centralidad que estos temas, precisamente gracias al rol de las mujeres, han adquirido”.

Por ejemplo, “el próximo lunes 1 de abril tendrá lugar en los locales de la redacción una mesa redonda a partir de la publicación del ensayo, firmado por 17 teólogos y estudiosos de referencia, titulado ‘La voz de las mujeres’”.

“En cuanto al futuro del suplemento mensual de L’Osservatore Romano, puedo asegurar que no estaba en discusión. Y que su historia no se interrumpe, sino que continúa. Sin clericalismos de ningún tipo”.

En el comunicado, Andrea Monda deseó a Lucetta Scaraffia “todo bien” y le mostró su “sincero agradecimiento por el precioso trabajo desempeñado en estos años con gran esfuerzo y plena libertad”.

Etiquetas: Vaticano

Comentarios