26 de noviembre de 2003 - 2:10 PM

Dios se manifiesta en las vicisitudes de la historia, recuerda Juan Pablo II

Redacción ACI Prensa

Dios se manifiesta en las vicisitudes de la historia, recuerda Juan Pablo II

Sonriente y más repuesto, el Papa Juan Pablo II dedicó su habitual catequesis de los miércoles a reflexionar sobre la presencia de Dios en la historia, especialmente en medio de las vicisitudes. La prensa internacional destacó la buena apariencia del Santo Padre, que llegó sonriendo al Aula Pablo VI del Vaticano, donde aguardaban unos diez mil fieles. El Papa habló sobre el Salmo 109, “El Mesías, rey y sacerdote”, que se lee todos los domingos en las Vísperas.

“En el horizonte se intuyen fuerzas hostiles, que sin embargo, son neutralizadas por una victoriosa conquista”, señaló el Pontífice y explicó que hay un “contraste general entre el proyecto de Dios, que obra a través de su elegido, y los designios de aquellos que quieren afirmar su poder hostil y prevaricador”.

“Se da por tanto el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal, que se desarrolla dentro de las vicisitudes históricas, mediante las que Dios se manifiesta y nos habla”, dijo el Papa.

Juan Pablo II dijo que en la primera parte del Salmo hay “un oráculo dirigido por Dios a Aquel que el salmista llama ‘mi Señor’, es decir, al soberano de Jerusalén. El oráculo proclama la entronización del descendiente de David ‘a la derecha’ de Dios”.

 El Santo Padre precisó que el Salmo “contiene un oráculo sacerdotal, cuyo protagonista sigue siendo el rey David. La dignidad real, garantizada por un solemne juramento divino, une en sí también aquella sacerdotal”.

“La referencia a Melquisedec, rey-sacerdote de Salem, es decir, de la antigua Jerusalén, y quizá la vía para justificar el particular sacerdocio del rey junto al sacerdocio oficial levítico del templo de Sión. La Carta a los Hebreos parte precisamente de este oráculo: ‘Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec’, para ilustrar el sacerdocio de Jesucristo especial y perfecto”, concluyó.

La audiencia fue muy emotiva. El Pontífice expresó su alegría ante una banda mexicana que le dedicó la canción "Cielito Lindo", asociada a su primer viaje papal fuera del Vaticano que tuvo entre sus destinos a México. Además, un coro de niños polacos, vestidos de rojo y blanco, y uno del Club Alpino, con atuendos rojiazules le dedicaron otros cantos.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios