17 de diciembre de 2016 6:03 pm

Conceden indulgencia plenaria por Año Mariano en diócesis uruguaya

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

Nuestra Señora del Verdún y su Santuario / Foto : Facebook Diócesis de Minas y Santuario del Verdún
Nuestra Señora del Verdún y su Santuario / Foto : Facebook Diócesis de Minas y Santuario del Verdún

La Diócesis de Minas en Uruguay ha recibido de la Santa Sede la concesión de la indulgencia plenaria durante el transcurso del Año Mariano que se inició el pasado 8 de diciembre en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y que culminará en la misma fecha en 2017.

El Obispo de Minas en Uruguay, Mons. Jaime Fuentes, presidió la Misa en la Catedral Inmaculada Concepción y presentó la Carta Pastoral y lema “Un Año con María, Madre de la Misericordia” la que además de ser un “signo de esperanza y una fuerza de revitalización de energía sobrenatural”, como lo dijo San Juan Pablo II, propone actividades y orienta el recorrido para que los fieles puedan alcanzar la indulgencia plenaria.

Esta gracia la pueden recibir todas las personas que cumplan, primeramente, las condiciones habituales: confesión, comunión y oración por las intenciones del Santo Padre. Además deberán peregrinar al Santuario Nacional de la Virgen del Verdún o la Catedral Inmaculada Concepción, ubicados en la Diócesis de Minas.

En la capilla Madre de Misericordia ubicada en el Santuario, los devotos deben pedir fidelidad a la vocación cristiana, por las vocaciones sacerdotales y religiosas, por la defensa de la familia y concluir con las oraciones del Padrenuestro, el Credo e invocando a la Virgen María.

Esto, indica la carta pastoral, “con el fin de ofrecer un homenaje de gratitud o para consagrarse especialmente a su Inmaculado Corazón”.

En tanto, las personas con enfermedades graves y ancianos podrán recibir la indulgencia plenaria uniéndose en forma espiritual a las celebraciones jubilares o peregrinaciones y delante de una imagen de la Virgen tener la intención de aborrecer el pecado y cumplir en cuanto sea posible las tres condiciones habituales.

Mons. Fuentes pide que en el Año Mariano diocesano, los devotos se acerquen especialmente a la Virgen a través del Rosario para “conocerla más, para quererla más y, en consecuencia, para imitarla mejor”.

El Prelado anima a celebrar con “esmerada participación las fiestas marianas” , en especial el 31 de marzo cuando se cumplen 30 años de la visita de San Juan Pablo II al país, el 13 de mayo con el centenario de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima o el 19 de cada mes cuando se venera a Nuestra Señora del Verdún.

También, el Obispo de Minas invitó a “vivir de manera preferente las obras de misericordia corporales y espirituales” y cantar la Salve Regina al terminar la Misa de los sábados, todo para que “este año de gracia deje una marca profunda en muchas personas”.

Mons. Fuentes recordó la encíclica “La Madre del Redentor” del Papa San Juan Pablo II y donde se explicaba el sentido del Año Mariano que Su Santidad convocó en 1987.

“Debemos ver este Año mariano como una esperanza, una fuerza de revitalización de las energías sobrenaturales de la fe y de la caridad, una especie de `antídoto´ de los numerosos venenos que, si no estamos alerta, amenazan con intoxicar tanto a las personas individuales como a la misma sociedad, alejándolas de Cristo y, por tanto, de la salvación”, citó.

“Las amenazas que presagiaba el Papa se han hecho realidad, también en nuestro país”, afirma el texto del Obispo, en referencia a la ideología de género y la “violencia en sus múltiples formas que se experimenta en distintos niveles de la sociedad como el aborto”.

“Acabamos de clausurar en la Iglesia el Año de la Misericordia, y la verdad es que, viendo el cuadro de violencia que percibimos en todos los órdenes y la impotencia de nuestros pobres esfuerzos frente a la ola de secularismo que nos acosa, pensaba: ¿No deberíamos prolongar de alguna manera el empeño del Papa Francisco en acudir a la Misericordia de Dios? ”, expresó en su homilía.

“La respuesta fue completamente afirmativa ¡Vayamos a María, que es la Madre de Misericordia! ¡Acudamos a Ella más intensamente!”, afirmó el Obispo, quien encontró apoyo en el clero de la diócesis y contó con la “Bendición del Papa enviada a través de la Penitenciaría Apostólica”.

“Será un Año de gracia, de confianza en la Madre de Dios y Madre nuestra, que nos llenará de paz y de alegría”, manifestó Mons. Fuentes.

Lea la Carta Pastoral “Un Año con María, Madre de la Misericordia”

También te puede interesar:

Etiquetas: Uruguay, Indulgencia plenaria, Santuario, Iglesia en Uruguay, Año Mariano

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios