Cargando...

¿Dices una cosa y haces la contraria? No eres un verdadero cristiano, asegura el Papa

Por Alvaro de Juana

El Papa en la Misa en la Casa Santa Marta. Foto: L'Osservatore Romano
El Papa en la Misa en la Casa Santa Marta. Foto: L'Osservatore Romano

VATICANO, 23 Feb. 16 / 06:10 am (ACI).- El Papa Francisco celebró esta mañana la Santa Misa en la capilla de la Casa Santa Marta, donde aseguró que la vida del cristiano es hacer la voluntad de Dios y dar testimonio. A su vez, denunció a los cristianos que “falsean” su cristianismo y son hipócritas porque dicen una cosa y hacen otra.

“Ser cristiano significa hacer: hacer la voluntad de Dios. Y el último día –porque todos nosotros tendremos uno– ese día, ¿qué nos preguntará el Señor? Nos dirá: ‘¿Qué han dicho ustedes de mí?’. ¡No! Nos preguntará sobre las cosas que hemos hecho”, manifestó el Papa.

“Ésta es la vida del cristiano y por el contrario el solo ‘decir’ nos lleva a la vanidad, a aquel falsear el ser cristianos. Así no se es cristiano”.

Francisco afirmó que “Dios es concreto” y denunció que muchos cristianos son “hipócritas” en lugar de ser testimonio para los demás.

Al comentar las lecturas de la liturgia del día del profeta Isaías y el Evangelio de Mateo,  alertó sobre ‘decir’ una cosa y actuar de otra manera.

“El Señor nos enseña el camino del hacer. Y cuántas veces encontramos gente –también nosotros ¿eh?– muchas veces en la Iglesia que dicen: ‘¡Yo soy muy católico!’. ‘¿Qué haces?’. Cuántos padres se dicen católicos pero nunca tienen tiempo de hablarles a los propios hijos, de jugar con sus propios hijos, de escuchar a sus propios hijos”, comentó.

“Quizá tienen a sus padres en residencias de ancianos, pero siempre están ocupados y no pueden ir a verlos y los dejan abandonados. ‘¡Pero soy muy católico eh!’. ‘Pertenezco a esta asociación’. Esta es la religión del decir: ‘yo digo que soy así, pero soy un mundano’”.

Por tanto, lo de “decir y no hacer” es “un engaño” y el profeta Isaías pedía dejar de hacer el mal y aprender a hacer el bien, explicó el Santo Padre.

“La misericordia del Señor va al encuentro de aquellos que tienen la valentía de discutir con Él, pero de discutir sobre la verdad, de las cosas que yo hago o de aquellas que no hago, para corregirme. Y este es el gran amor del Señor, en esta dialéctica entre el decir y el hacer”.

El Pontífice terminó su homilía pidiendo que “el Señor nos de esta sabiduría de entender bien donde está la diferencia entre el decir y el hacer y nos enseñe el camino del hacer y nos ayude a ir en este camino, porque el camino del decir nos lleva al puesto donde estaban estos doctores de la ley, a los que les gustaba vestirse y ser casi como si fueran una majestad. ¡Y esta no es la realidad del Evangelio!”. 

Lecturas del día:

Isaías 1:10, 16-20
10 Oíd una palabra de Yahveh, regidores de Sodoma. Escuchad una instrucción de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.
16 lavaos, limpiaos, quitad vuestras fechorías de delante de mi vista, desistid de hacer el mal,
17 aprended a hacer el bien, buscad lo justo, dad sus derechos al oprimido, haced justicia al huérfano, abogad por la viuda.
18 Venid, pues, y disputemos - dice Yahveh -: Así fueren vuestros pecados como la grana, cual la nieve blanquearán. Y así fueren rojos como el carmesí, cual la lana quedarán.
19 Si aceptáis obedecer, lo bueno de la tierra comeréis.
20 Pero si rehusando os oponéis, por la espada seréis devorados, que ha hablado la boca de Yahveh.

Mateo 23:1-12
1 Entonces Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos
2 y les dijo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos.
3 Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen.
4 Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas.
5 Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto;
6 quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas,
7 que se les salude en las plazas y que la gente les llame "Rabbí".
8 «Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "Rabbí", porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos.
9 Ni llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo.
10 Ni tampoco os dejéis llamar "Directores", porque uno solo es vuestro Director: el Cristo.
11 El mayor entre vosotros será vuestro servidor.
12 Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado.

También te puede interesar: 

 

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Homilías del Papa Francisco, Homilías del Papa, Casa Santa Marta

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: