14 de setiembre de 2011 - 2:17 AM

Diario vaticano: Idea de congresos eucarísticos surgió de una mujer

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Diario vaticano: Idea de congresos eucarísticos surgió de una mujer

La columnista de L’Osservatore Romano, Lucetta Scaraffia, destacó en su artículo "La intuición de una mujer", que fue la laica francesa Emilie-Marie Tamisier quien promovió la idea de los congresos eucarísticos para despertar la devoción en la Eucaristía en medio de un contexto cada vez más secularizado.

"No muchos saben que la idea de esos encuentros vino de una mujer, la francesa Emilie-Marie Tamisier, una de las muchas laicas que dedicaron su vida a la defensa de la Iglesia en años en los que las polémicas anticatólicas eran especialmente ásperas", explicó la columnista en su artículo del 11 de septiembre, el mismo día en que el Papa Benedicto XVI clausuró el 25° Congreso Eucarístico Nacional italiano en Ancona.

"Tamisier, desde niña particularmente devota a la Eucaristía, tuvo la intuición de organizar actividades para el despertar religioso en un contexto que se estaba secularizando rápidamente, centrándolas en torno al culto eucarístico", explicó Scaraffia.

Recordó que "el proyecto surgió cuando (Tamisier) estaba en la misa de consagración de Francia al Sagrado Corazón en la capilla de la Visitación de Paray-le Monial, el mismo lugar donde Margarita María de Alacoque había tenido las visiones de las que brotó el culto moderno al Sagrado Corazón".

"El nexo entre estas dos devociones es evidente: ambas están vinculadas al Cuerpo de Cristo (…) Y ambas proponen un centro sacro hacia el cual dirigir la propia fe en un mundo que cada vez se dispersa más entre mil estímulos, propuestas e ideologías, que tienden a ofuscar la búsqueda de la verdad: un símbolo claro y comprensible para todos (…)".

Sin embargo, recordó que para lograr este proyecto, la laica francesa dedicó casi una década a "organizar en Francia peregrinaciones a santuarios que conservaban huellas de milagros eucarísticos".

"Sólo en una segunda fase, apoyada y aconsejada por algunos eclesiásticos, Tamisier logró involucrar al Papa León XIII en su proyecto congresual. Para llevarlo a cabo, no se ahorró fatigas, viajes, recogidas de fondos, dedicando toda su vida a la promoción de aquello que veía como un método nuevo y eficaz de volver a llevar la Iglesia al centro de la atención pública".

"Una labor tenaz y hábil, pero oculta –su nombre jamás se pronunció oficialmente- y por lo tanto, en gran parte olvidada. Como a menudo ha sido el trabajo de las mujeres en la Iglesia".

El artículo señala que "los congresos eucarísticos parecen a Tamisier un modo moderno para involucrar a muchas personas, para devolver la atención de un vasto público hacia una cultura religiosa y sus propuestas de solución de los problemas del tiempo".

"Con un aspecto inédito respecto a las demás asambleas: el de concentrar la atención de los participantes no sólo sobre los discursos, sino sobre todo en torno al culto eucarístico, celebrado con solemnidad e intensidad".

"El primer congreso eucarístico se celebró en 1881 en Lille con un título emblemático: ‘La eucaristía salva el mundo’", destacó Scaraffia.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios