Vídeo de la BBC

Diario italiano critica a bloggers por difundir calumnias contra el Papa y la Iglesia

ROMA, 21 May. 07 / 11:58 pm (ACI).- El diario de la Conferencia Episcopal Italiana L’Avvenire, criticó a los bloggers que tradujeron y colocaron en Internet un video de la BBC que acusa a la Iglesia y al Papa Benedicto XVI de ocultar casos de pedofilia a través de un documento que calificaron de “secreto” y del cual hicieron una lectura tergiversada.

En su editorial del sábado 19, el diario L’Avvenire calificó de “infame calumnia vía Internet” la actitud de los bloggers que difundieron el documental “Crímenes de Sexo en Vaticano”, emitido en 2006 en Reino Unido, pero no en Italia. La BBC, conocida por sus actitudes anticatólicas, recurrió a la instrucción “Crimens Sollicitationis”, de 1962; la que en 2003 fue usada por la cadena estadounidense CBS para una denuncia similar. Sin embargo, al igual que su homóloga norteamericana, la BBC dio una lectura tergiversada del texto.

El diario italiano afirmó que el video inglés es “un popurrí de afirmaciones y seudo testimonios que fueron en su momento públicamente rechazados” por falsos y engañosos.

Ni es secreto ni pide ocultar abusos

La instrucción “Crimens Sollicitationis” fue enviada a los obispos en marzo de 1962 por el Cardenal Alfredo Ottaviani, entonces Prefecto del Santo Oficio, actualmente conocido como la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El documento instruye que determinados casos de abusos sexuales en la Iglesia se traten “del modo más reservado posible”, “con la obligación del silencio perpetuo”; y que todos los involucrados -incluida la presunta víctima-, debían observar el máximo secreto so pena de excomunión”.

Pero lo que la BBC, y la CBS en su momento, no revelaron ni explicaron, es que el documento supuestamente “descubierto”, estaba referido exclusivamente para los casos calificados canónicamente como “solicitación”, es decir, utilizar el confesionario y el contexto mismo del sacramento de la Confesión, para tentar a los penitentes a un intercambio sexual.

Por lo tanto, lo que califican de “encubrimiento” a los abusos, se aplican única y exclusivamente a la solicitación, considerando que este grave pecado se produce en Confesión; un sacramento que, por el bien del penitente, está protegido por la Iglesia con el secreto absoluto de parte del sacerdote, bajo pena de excomunión.

Además, el documento no sólo no se refiere a posibles inconductas sexuales, sino que explícitamente señala su sentido, desde su título en latín: “Instrucción: Sobre el modo de proceder en casos del crimen de solicitación”. El texto, luego de referirse al sigilo necesario, establece graves penas para el culpable, apartándolo además del ejercicio del ministerio sacerdotal; porque se trata de proteger el secreto del sacramento, y no al sacerdote que es culpable de inconducta sexual.

El documento deja en claro que un fiel que desea acusar a un sacerdote de inconducta sexual puede hacerlo, en un proceso separado del caso de solicitación. La instrucción señala que “todo católico tiene el solemne deber” de presentar cargos canónicos contra cualquier sacerdote que comete el pecado de solicitación.

Ya en 2003 el director de la agencia católica norteamericana Catholic World News, Phil Lawler, señaló que “ningún lector cuidadoso dejaría de reconocer que se trataba de un documento especializado, que proporcionaba un conjunto de procedimientos para un delito particular.”

Comentarios

Sagrado Conrazón de Jesús
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez
Cara a cara con Alejandro Bermúdez