11 de octubre de 2006 - 5:30 AM

Diálogo y tolerancia no implica dejar de afirmar la propia identidad cristiana, dice el Papa

Redacción ACI Prensa

Diálogo y tolerancia no implica dejar de afirmar la propia identidad cristiana, dice el Papa

Unos 40 mil feligreses se dieron cita esta mañana en la Plaza de San Pedro para participar en la Audiencia General con el Papa Benedicto XVI, quien al presentar las figuras de los apóstoles Simón Cananeo y Judas Tadeo recordó que el diálogo no debe perder de vista las líneas maestras e irrenunciables de la identidad cristiana.

Sobre la carta del Nuevo Testamento atribuida a Judas, cuyo sobrenombre Tadeo significa "magnánimo", el Santo Padre destacó que su "preocupación central es alertar a los cristianos de todos los que con el pretexto de la gracia de Dios se excusan de sus desenfrenos y engañan a otros con enseñanzas inaceptables, introduciendo divisiones en la Iglesia".

"Quizá hoy no estamos acostumbrados a utilizar un lenguaje tan polémico –observó el Papa–, que si bien con imágenes muy hermosas no deja de decir con mucha claridad lo que caracteriza al cristianismo y lo que es incompatible con él".

"Hay que proseguir con constancia el camino de la indulgencia y del diálogo, felizmente emprendido por el Concilio Vaticano II. Pero no podemos olvidar el deber de replantear y subrayar siempre con igual fuerza las líneas maestras e irrenunciables de nuestra identidad cristiana, que no es solo cultural, sino que requiere la fuerza, la claridad y el coraje de la provocación propios de la fe". precisó.

Igualmente, el Obispo de Roma se refirió a Simón el Cananeo, llamado también "zelota", quien a raíz de tal nombre podría ser caracterizado “por un ardiente celo por la identidad judía, por lo tanto por Dios, por su pueblo y por la Ley divina”.

"De ser así, Simón es completamente diverso de Mateo –dijo el Santo Padre–, que en cuanto publicano, procedía de una actividad considerada impura. Este es un signo evidente de que Jesús llama a sus discípulos y colaboradores de todos los niveles sociales y religiosos, sin diferencias. Le interesan las personas, no las categorías sociales o las etiquetas".

"Sus seguidores, si bien diversos, coexistían superando las imaginables dificultades: Jesús era el motivo de cohesión. Nosotros, al contrario, tendemos  a menudo a subrayar las diferencias e incluso las contraposiciones, olvidando que en Jesucristo reside la fuerza para resolver nuestros conflictos", apuntó.

Finalmente el Papa leyó un resumen de sus palabras en diversos idiomas, entonó el Pater Noster e impartió la Bendición Apostólica.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios