2 de julio de 2008 - 11:38 AM

Desconocidos roban ara de iglesia en Colombia

Redacción ACI Prensa

Desconocidos roban ara de iglesia en Colombia

Desconocidos en la localidad colombiana de Jambaló, a tres horas de Cali, robaron el ara o piedra sacra del altar de la iglesia del lugar. Ante el hecho, los fieles rezan para que la devuelvan y el sacerdote encargado les ha dado un plazo de una semana para devolverla recordándoles que lo que han cometido "es un sacrilegio".

Según informa el diario El Tiempo, el P. Antonio Benítez explicó que los ladrones debieron llevarse el ara "el pasado jueves a plena luz del día porque la iglesia permanece cerrada de noche y se teme que sea utilizada con fines satánicos, por los indicios que tienen las autoridades. El sagrario tampoco se salvó. La figura del ángel tiene una de sus alas levantada y la chapa trató de violentarse, pero sin éxito".

Asimismo indica este medio que "las 30 bancas de la iglesia amanecieron este lunes con banderines blancos llenos de mensajes escritos por las niñas y niños del resguardo. 'Paz; Señor perdónalos porque no saben lo que hacen; pido al que robó que la devuelva'".

"La reliquia fue traída hace 400 años de Roma. Pero no era una, sino dos. Una fue escondida en el baúl más seguro que se puede encontrar, bajo tierra, para evitar que alguien la robara. La otra se colocó en el altar. Es plana, blanca, tiene una cruz en el centro y puede medir unos 25 por 30 centímetros, de acuerdo con el hueco que dejó en el centro del altar mayor", dice el diario colombiano.

La Policía ha ofrecido medio millón de pesos (unos 250 dólares) como recompensa a quien de información sobre la suerte de la piedra angular.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios