22 de septiembre de 2003 - 2:10 PM

Defensor de la libertad religiosa se declara “apasionado de La Pasión”

Redacción ACI Prensa

Defensor de la libertad religiosa se declara “apasionado de La Pasión”

Keith Fournier, abogado constitucionalista que ha participado en los más importantes casos sobre libertad religiosa ante la Corte Suprema de Estados Unidos, publicó un artículo en el que echa por tierra cualquier acusación de antisemitismo sobre La Pasión y asegura que el film lo cambió para siempre. Fournier, que asistió a una proyección privada junto con otras personalidades políticas en Washington DC, explica que llegó a la sala “sin saber qué esperar” luego de leer tantos comentarios y artículos en contra de la cinta.

“Crecí en un pueblo judío y el mismo caminar de mi fe le debe mucho a esa influencia. Tengo una larga y profunda aversión a cualquier cosa que pueda, así sea indirectamente, alentar cualquier clase de pensamiento, lenguaje o acciones antisemitas”, indica Fournier.

Su sorpresa comenzó con la proyección. “De la absorbente escena inaugural en el Jardín de Getsemaní, al tan humano y tierno retrato del ministerio temprano de Jesús, pasando por la traición, el arresto, los azotes, el camino hacia la Cruz, el encuentro con los ladrones, la entrega en la Cruz, hasta la escena final, no se trataba de una simple película; fue un encuentro, algo que nunca en mi vida había experimentado”, relata.

Fournier sostiene que además de ser “una obra de arte y un triunfo artístico”, La Pasión “evocó en mí una reflexión profunda, un pesar y una reacción emocional mayores a todo cuanto me sucedió desde mi matrimonio, mi ordenación diaconal o el nacimiento de mis hijos. Honestamente. No seré el mismo nunca más”.

Según el abogado, al final de la película “no habían ojos secos” entre las “personas influyentes” que asistieron a la proyección.

“Nadie podía hablar porque las palabras eran absolutamente inadecuadas. Acabábamos de experimentar una clase de arte que es una verdadera rareza, la clase de arte que hace que el cielo toque la tierra”, indica Fournier.

El autor sostiene que la escena que más le impactó fue cuando María se encuentra con Jesús “pronto a caer nuevamente bajo el peso de la cruz”.

“Jesús la miró con sus ojos examinadores y profundamente amorosos (y nos miró a todos nosotros a través de la pantalla) y dijo ‘Mira cómo renuevo todas las cosas’. Estas palabras son tomadas del último libro del Nuevo Testamento, el Libro de las Revelaciones. De pronto, el propósito del dolor quedó tan claro, y las heridas en Su rostro, Su espalda, las heridas en todo Su cuerpo, que durante la película habían sido tan duras de mirar, se tornaron intensamente bellas. Eran soportadas voluntariamente por amor”, relató.

Según Fournier, luego de la película se inició un momento de preguntas y respuestas. “Los elogios unánimes a la película, que provenían de un grupo bastante diverso, eran tan asombrosos como los halagos eran efusivos”, indicó.

Alguien preguntó “¿Por qué se dice que esta película es antisemita?” y aunque –sostiene Fournier- “resulta ser una pregunta imposible de contestar”, un catedrático de derecho respondió: “Luego de ver la película, no puedo entender cómo hay quienes insinúen que presenta remotamente que los judíos mataron a Jesús. No lo hace. Me hizo darme cuenta que son mis pecados los que mataron a Jesús”. 

“Yo digo lo mismo, agrega Fournier, no hay un ápice de antisemitismo en ningún lado de esta poderosa película. Si lo hubiere, yo estaría entre los primeros en criticarla. Cuenta fielmente la historia de los Evangelios de una manera dramáticamente hermosa, sensible y profundamente atractiva. Quienes alegan algo distinto, o no han visto la película o tienen un discurso oculto bajo sus protestas”.

Fournier sostiene que La Pasión “no gustará sólo a aquellos que se identifican como seguidores de Jesucristo. Es una historia plenamente humana y hermosa que tocará a todos los hombres y mujeres en lo más profundo de su ser. Es una gran obra de arte”.

“Sí, el productor es cristiano católico y afortunadamente ha permanecido fiel al texto de los Evangelios; si eso ya no es un comportamiento aceptable, estamos en problemas”, ironiza.

“La historia demanda que nos mantengamos fieles a lo ocurrido y los cristianos tienen el derecho de contarlo. Después de todo, creemos que se trata de la mejor historia que haya sido contada y que su mensaje es para todos los hombres y mujeres. El más grande derecho es el derecho a escuchar la verdad”, agrega el abogado.

Según el autor, “debemos estar concientes y recordar que las narraciones del Evangelio, a las que ‘La Pasión’ es tan fiel, fueron escritas por hombres judíos que siguieron al Rabí judío cuya vida y enseñanzas cambiaron para siempre la historia del mundo. El problema no es el mensaje sino quienes lo han distorsionado y usado para el odio en lugar del amor”.

“La solución no es censurar el mensaje, sino promover la clase de regalo de amor que es la obra maestra de Mel Gibson, La Pasión. Debería ser vista por la mayor cantidad de personas posible. Soy un apasionado de La Pasión. Tú también lo serás”, concluye.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios