Al finalizar la 1º Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal del Uruguay de este año los obispos dirigieron un comunicado con ocasión del Día del trabajador (1º de mayo) en el que llamaron a "defender la situación laboral de la mujer embarazada" y de las personas que "por razones de edad son excluidos en las propuestas de inserción y reinserción laboral".

Los Prelados señalaron que "la promoción de medidas eficaces y apropiadas, orientadas a la defensa de los derechos de la persona con capacidad diferente, merecen ser profundizadas en lo jurídico y en la práctica social".

"Es deber de todos prestar gran atención a las condiciones físicas y sicológicas, y a la justa remuneración de los hombres y mujeres con capacidad diferente. Necesitamos defender la situación laboral de la mujer embarazada, ya que la maternidad es digna de ser valorada y cuidada", agregaron.

Asimismo, los Prelados advirtieron "la difícil situación que viven quienes por razones de edad son excluidos en las propuestas de inserción y reinserción laboral" y saludaron el avance "en las normativas legales referidas a los trabajadores rurales, al servicio doméstico y el creciente reconocimiento del trabajo de las amas de casa".

Al referirse al papel de los sindicatos, los obispos afirmaron que "la Iglesia reconoce la función fundamental desarrollada" por ellos cuya razón de ser "consiste en la promoción de los trabajadores y la defensa de sus intereses".

"En razón de su vocación deben vencer las tentaciones del corporativismo, saberse autorregular y ponderar las consecuencias de sus opciones en relación al bien común", añadieron.

Más en América

  • Tags: