9 de setiembre de 2012 - 9:39 AM

Cristo cura al hombre sordo y mudo interiormente para que escuche Dios, dice el Papa

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Cristo cura al hombre sordo y mudo interiormente para que escuche Dios, dice el Papa

En su reflexión previa al Ángelus de este domingo, el Papa Benedicto XVI explicó que así como cuando el Señor cura a un sordomudo, también se ha hecho hombre para que todo hombre, sordo y mudo interiormente a causa del pecado, se cure y pueda escuchar a Dios para anunciarlo a otros.

El Papa hizo esta reflexión ante miles de fieles reunidos en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, refiriéndose al Evangelio de hoy en el que el Señor cura a un sordomudo luego de mirar al cielo y pronunciar la palabra "efatá", que significa "ábrete".

El Santo Padre dijo luego que "aquel sordomudo, gracias a la intervención de Jesús, ‘se abrió’; antes estaba cerrado, aislado, para él era muy difícil comunicar; la sanación fue para él una ‘apertura’ hacia los otros y al mundo, una apertura que, partiendo de los órganos del oído y de la palabra, involucraba toda su persona y su vida: finalmente podía comunicar y por tanto relacionarse de manera nueva".

"Pero todos sabemos que el cerrarse del hombre, su aislamiento, no depende solo de los órganos sensoriales. Existe una cerrazón interior, que concierne el núcleo profundo de la persona, aquel que la Biblia llama el ‘corazón’".

Esto, prosigue el Papa, es lo "que Jesús ha venido a ‘abrir’, a liberar, para hacernos capaces de vivir en plenitud las relaciones con Dios y con los demás. He aquí por qué decía que esta pequeña palabra, ‘efatá – ábrete’, resume en sí toda la misión de Cristo".

Cristo "se ha hecho hombre para que el hombre, vuelto por el pecado interiormente sordo y mudo, se vuelva capaz de escuchar la voz de Dios, la voz del Amor que habla a su corazón, y de esta manera aprenda a su vez a hablar el lenguaje del amor, a comunicar con Dios y con los otros".

Por este motivo, explicó Benedicto XVI, "la palabra y el gesto del ‘efatá’ han sido insertados en el Rito del Bautismo, como uno de los signos que nos explican su significado: el sacerdote, tocando la boca y las orejas del neo-bautizado dice: ‘Efatá’, orando para que este pueda escuchar la Palabra de Dios y profesar la fe. Mediante el Bautismo, la persona humana inicia, por decirlo así, a ‘respirar’ el Espíritu Santo, aquel que Jesús había invocado del Padre con aquel suspiro, para curar al sordomudo".

"Nos dirigimos ahora en oración a María Santísima, de quien ayer hemos celebrado la Natividad. Por motivo de su singular relación con el Verbo encarnado, María está plenamente «abierta» al amor del Señor, su corazón está constantemente en escucha de su Palabra".

Para concluir el Santo Padre hizo votos para que "su maternal intercesión nos obtenga experimentar cada día, en la fe, el milagro del ‘efatá’, para vivir en comunión con Dios y con los hermanos".

Etiquetas: Benedicto XVI, Vaticano, Ángelus

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios