31 de diciembre de 2014 11:19 pm

Cristianos perseguidos saben que sus nombres están “en el libro de la vida”, afirma sacerdote nigeriano

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Dominio Público.
Imagen referencial. Foto: Dominio Público.

Unos cinco mil católicos desplazados en Maiduguri, capital del estado nigeriano de Borno, celebraron el pasado 25 de diciembre la Navidad en medio de medidas de seguridad ante posibles atentados de Boko Haram; sin embargo, líderes religiosos locales afirmaron que esto no les ha impedido “expresar su fe” y su alegría por el nacimiento de Cristo.

Desde que el grupo fundamentalista islámico Boko Haram inició sus acciones en Nigeria hace 12 años, más de cien mil católicos se han visto forzados a huir de las provincias donde se ha impuesto la Sharia.

En ese sentido, la agencia vaticana Fides informó que en Maiduguri las autoridades prohibieron la circulación de vehículos del 25 al 28 de diciembre para evitar cualquier tipo de atentado suicida. Sin embargo, a pesar del temor “los fieles han acudido a la Misa de Navidad”, señaló el P. Gedeón Obasogie, Director de Comunicaciones de la Diócesis de Maiduguri.

El sacerdote dijo a Fides que “la mayoría de ellos son desplazados de las zonas de la diócesis del Estado de Adamawa (Pulka, Madagali, Gulak, Michika, Mubi) que han expresado su fe elocuentemente”.

Gran parte de las 5.000 personas desplazadas recibidas en Maiduguri, provienen de las áreas del estado de Adamawa que han caído bajo el control de Boko Haram.

Estas personas, recuerda el P. Obasogie “no tienen casa, no pueden celebrar la Navidad como de costumbre con sus familiares y amigos, o hacer la tradicional reunión anual familiar, y se ven obligados a vivir en un estado de desesperación”.

En ese sentido, dijo que el mensaje de Navidad del Obispo de Maiduguri, Mons. Oliver Dashe Doeme, “ha sido un gran consuelo, recordando que sus corazones desesperados se convierten en la base de un gran gozo porque sus nombres están escritos en el libro de la vida en el cielo, aunque ahora estén sufriendo en la tierra”.

El sacerdote afirmó que “la Navidad se ha celebrado con gran alegría y fe en la ciudad de Maiduguri”. Indicó que los fieles rezan “para que las próximas elecciones nacionales se lleven a cabo en un ambiente de paz y que la amenaza del terrorismo sea pronto una cosa del pasado”.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Nigeria, extremistas musulmanes, Iglesia en Nigeria

Comentarios