El Obispo de Córdoba (España), Mons. Demetrio Fernández, invitó a los españoles a destinar el 0,7 por ciento de sus impuestos al sostenimiento de la Iglesia, porque ayudarla en su labor social significa beneficiar a todo el país en estos tiempos de crisis.

En una carta enviada este jueves a ACI Prensa, el Prelado recordó que la Iglesia, "a la que pertenecen el 92 % de la población española, no recibe ninguna partida presupuestaria del Estado", sino que se sostiene gracias a los contribuyentes que deciden asignarle el 0,7 por ciento de su impuesto a la renta.

"La Iglesia, por tanto, no es un parásito en la sociedad de nuestros días. La Iglesia no vive a costa del Estado, sino sostenida por sus fieles. La Iglesia hace un gran bien a la sociedad de nuestro tiempo, aunque a los enemigos de la Iglesia les cueste trabajo reconocerlo o incluso lo nieguen con mentiras que nadie se cree", afirmó.

Mons. Fernández recordó que a lo largo de la historia la Iglesia ha sido pionera en la atención al prójimo, sea a través de hospitales, escuelas, asilos, comedores y demás obras de caridad con las que, en el caso de España, atiende actualmente a millones de personas "que sufren las carencias producidas por la crisis económica".

"La Iglesia es la gran bienhechora de nuestra sociedad contemporánea (…). Cuando alguien no tiene para comer hoy, acude a la Iglesia, y la Iglesia Católica ofrece a todos (sin que tengan que mostrar ningún carnet) la ayuda que está a su alcance", afirmó.

Asimismo, indicó que "la ayuda que el Estado da a los colegios concertados, no se la da a la Iglesia, sino a los padres que tienen derecho a que el Estado subvencione la educación de sus hijos, como subvenciona la escuela pública. La ayuda que el Estado da a una residencia de ancianos no es ayuda a la Iglesia, sino al anciano que tiene derecho a ser atendido".

Más en España

Dijo que "una plaza en la escuela concertada cuesta al Estado el 40 % menos que esa misma plaza en la escuela pública, y no es de menor calidad. Hay más demanda que plazas en la escuela concertada, gestionada por la Iglesia católica. Una plaza de residencia de ancianos en las que gestiona la Iglesia cuesta al Estado el 50 % menos que esa misma plaza gestionada en una residencia pública, y no es de peor calidad. Sólo por estos capítulos, la Iglesia ahorra al Estado miles de millones de euros cada año".

Mons. Fernández también destacó la labor de las Cáritas en todas las parroquias de España, que "están saturadas de peticiones", pero que gracias "a un voluntariado generoso, que lo hace por Dios y por los pobres, están siendo atendidas millones de personas, que experimentan a la Iglesia católica como su dulce hogar".

Sin embargo, el Obispo de Córdoba recordó que la Iglesia también "aporta a la sociedad la esperanza del Evangelio, una esperanza que nadie más puede aportar".

"Se trata de la esperanza de la vida eterna, se trata del valor moral de la vida, de toda vida, especialmente de la vida más indefensa, se trata de los derechos humanos, que sin Dios es imposible cumplir. La Iglesia no pide privilegios, sólo quiere libertad para cumplir su misión", señaló.