Cargando...

Conozca la vida del futuro santo Manuel González, el "apóstol de la Eucaristía"

Por Blanca Ruiz

Obispo Manuel González. Foto: Archidiócesis de Sevilla (España)
Obispo Manuel González. Foto: Archidiócesis de Sevilla (España)

MADRID, 20 Jun. 16 / 11:02 am (ACI).- Tras el anuncio de la canonización del obispo español y beato Manuel González García, la religiosa Mónica Yuan, responsable de la causa, ha explicado algunos de los puntos más importantes de la vida del futuro santo y cómo su amor a la Eucaristía es un ejemplo para el mundo.

El Papa Francisco ha decidido que la canonización de quien fuera Obispo de Málaga y Palencia (España) se realice el próximo 16 de octubre. Según recoge el sitio web de la diócesis de Madrid, Yuan precisó que el reconocimiento de la santidad del obispo es importante porque “su forma de vivir nos puede ayudar a todos a ser santos”.

“El beato Manuel González fue un hombre muy comprometido con su tiempo”, afirma la religiosa. Su “fuerte experiencia de encuentro con Jesús Eucaristía ante lo que él denominó un sagrario abandonado, fue lo que en el que descubrió que Jesús estaba ahí aunque los hombres no iban a estar con él”, agregó.

Ver que los hombres "tenían cerca la fuente de felicidad y no se acercaban, cambió su vida”, asegura la religiosa que pertenece a las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, congregación que el futuro santo fundó en 1921. Su profunda devoción a Jesús Sacramentado hizo que fuera conocido como el "apóstol de la Eucaristía".

Ese momento cambió su vida e hizo que se orientara a “que la gente conociera a ese Jesús en la Eucaristía que está ahí por nosotros y para cada uno de nosotros”, asegura la hermana Mónica.

Ante la próxima canonización, Mónica Yuan ha precisado que se trata de una noticia que reciben "muy alegres, porque en la tarea que a cada uno nos toque desarrollar, el encuentro con Jesús Eucaristía nos cambia la vida y da un sentido a todo, sea pequeño o grande”.

En ese sentido apunta que “el beato Manuel González tenía una misión concreta que estuvo impregnada por su amor a Jesús Eucaristía. Fue una persona entregada al pueblo, a la gente y significativa para toda la Iglesia”.

Biografía

Manuel González García nació en Sevilla el 25 de febrero de 1877, era el cuarto de cinco hermanos. Su padre era carpintero y su madre trabajaba en el hogar. En ese ambiente, sencillo y profundamente religioso, Manuel creció serenamente y con ilusiones, que no siempre pudo ver realizadas.

Sin embargo, hubo una que sí alcanzó, y que dejaría huella en su corazón: formar parte de los famosos "seises" de la catedral de Sevilla, grupo de niños de coro que bailaban en las solemnidades del Corpus Christi y de la Inmaculada.

Durante los años de seminario, debido a la situación económica de su familia, el joven Manuel pagó sus estudios trabajando como sirviente en el seminario.

Finalmente el 21 de septiembre de 1901 recibió la ordenación sacerdotal de manos del beato cardenal Marcelo Spinola. En 1902 fue enviado al pueblo de Palomares del Río (Sevilla). En 1905 es destinado a Huelva, en el sur de España, donde se encontró con una situación de notable indiferencia religiosa, allí se preocupó también de la situación de las familias necesitadas y de los niños para los que fundó escuelas.

En el año 1910, junto con un grupo de fieles colaboradoras en su actividad apostólica, nació la “Obra para los Sagrarios-Calvarios”, que buscaba dar una respuesta de amor reparador al amor de Cristo en la Eucaristía, a ejemplo de María Inmaculada, el apóstol san Juan y las Marías que permanecieron fieles junto a Jesús en el Calvario.

Después de los laicos, llamados Marías de los Sagrarios y Discípulos de San Juan comenzaron los sacerdotes Misioneros Eucarísticos en 1918 y la congregación religiosa de Misioneras Eucarísticas de Nazaret en 1921, así como la institución de Misioneras Auxiliares Nazarenas en 1932; y la Juventud Eucarística Reparadora en 1939.

El Papa Pío X aprobó la congregación en 1912, posteriormente el Papa Benedicto XV le nombró Obispo Auxiliar de Málaga (España) en 1916. En 1920 fue nombrado obispo residencial de esa sede, un evento que celebró dando de comer a más de 3.000 niños necesitados.

En Málaga reconstruyó el seminario para que tuviera las condiciones necesarias para formar sacerdotes sanos humana, espiritual, pastoral e intelectualmente.

Tras la llegada de la República, su actividad no pasó desapercibida. El 11 de mayo de 1931, le incendiaron el palacio episcopal y tuvo que trasladarse a Gibraltar para no poner en peligro la vida de quienes lo acogen.

Desde 1932 rige su diócesis desde Madrid, y el 5 de agosto de 1935 el Papa Pío XI lo nombra Obispo de Palencia, donde entregó los últimos años de su ministerio episcopal.

Murió el 4 de enero de 1940 y fue enterrado en la Catedral de Palencia. En su epitafio, que él mismo escribió se lee: “pido ser enterrado junto a un sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!”.

San Juan Pablo II declaró sus virtudes heroicas en abril de 1998 y aprobó el milagro atribuido a su intercesión para la beatificación en diciembre de 1999.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Santos, Iglesia en España, Eucaristía, Canonización, obispos santos

Comentarios

Pascua 2017
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
Libros del padre José Antonio Fortea