30 de julio de 2020 7:38 pm

Conoce la historia de la princesa que dejó la corona, se consagró y murió mártir

Por: K.V. Turley
Redacción ACI Prensa/NCR

Elizabeth Feodorovna Romanova. Créditos: Dominio Público
Elizabeth Feodorovna Romanova. Créditos: Dominio Público

Elizabeth Feodorovna Romanova, nieta de la reina Victoria del Reino Unido y gran duquesa de Rusia, dejó sus comodidades de princesa para tomar los atuendos de una simple religiosa al servicio de los enfermos y los pobres, y entregó su vida como mártir por su fe cristiana.

Con el nombre de Elizabeth of Hesse and by Rhine, la futura mártir nació el 1 de noviembre de 1864. Fue la segunda hija de la Casa Real de Hesse, un principado germánico menor, y fue nombrada en honor a una pariente de su familia, Santa Isabel de Hungría, pero fue más conocida como Ella.

El 15 de junio de 1884, Ella y Sergei se casaron en el Palacio de Invierno de San Petersburgo (Rusia), lo que llevó a la princesa a dejar su hogar y convertirse en miembro de una formidable dinastía: los Romanov de la Rusia Imperial.

En 1888, la joven pareja representó a la Casa Real en la dedicación de la Iglesia Ortodoxa Rusa de Santa María Magdalena en el Monte de los Olivos. Allí, Ella sintió el llamado de Dios a dejar el luteranismo de su familia.

Esta visita a Jerusalén y los Lugares Santos impresionaron mucho a Ella y empezó a profundizar en la fe, en un período de oración y estudio, que finalmente la llevó a la fe ortodoxa de su esposo.

En la primavera de 1891, el hermano de Sergei, zar Alejandro III, pidió al esposo de Ella que asumiera el cargo de gobernador de Moscú. Esta ciudad fue semillero de las revoluciones, que empeoraron con la represión estatal, lo que generó un ciclo mortal para todos los involucrados, en especial para su gobernador.

Finalmente, Sergei renunció al puesto, pero había quienes aún buscaban venganza contra él, que se consumó en el atentado del 17 de febrero de 1905 frente al Kremlin de Moscú, donde una granada destruyó el carruaje donde viajaba Sergei.

El asesino de Sergei fue detenido fácilmente en la escena al haber sido herido por la explosión. Mientras yacía recuperándose en su celda fuertemente vigilada, Ella fue a visitarlo y le pidió que se alejara del mal y buscara el arrepentimiento.

La princesa le entregó una medalla religiosa y le aseguró que continuaría orando por él. Unos meses más tarde, después de que el asesino fue juzgado y ahorcado, los guardias indicaron a la viuda que antes de la muerte del prisionero encontraron, al lado de su cama, la medalla que le había dado.

En los años siguientes, las joyas y las galas de Ella fueron cambiadas por un hábito de lana blanca, un palacio por un monasterio, salas de baile relucientes por una habitación para enfermos. Ella se consagró como religiosa y estableció el Convento de la Misericordia de Marta y María, que se dedicaba a servir a los pobres de Moscú.

La paz que Ella había encontrado sirviendo a los más necesitados en el Convento no fue duradera. En 1918, cuando Moscú cayó en la anarquía y luego en el Terror Rojo, llamaron una noche a la puerta del convento. Ella fue secuestrada por la policía secreta, encerrada en la parte trasera de un camión y llevada a Alapayevsk en los Montes Urales, donde el Ejército Rojo la mantuvo bajo guardia armada.

El 18 de julio, Ella y otros rehenes fueron llevados a una mina en desuso inundada. La religiosa, sabiendo que finalmente había llegado la hora, se arrodilló ante sus verdugos y rezó: “Padre, perdónalos, porque no saben ...”. Sin embargo, no pudo terminar su oración, porque las culatas de los rifles le golpearon la cara.

Aturdida, la recogieron y la arrojaron de cabeza a la mina. Uno por uno, los otros cautivos también fueron arrojados a la oscuridad. Una vez completada la tarea, los Guardias Rojos se fueron, dejando que todos murieran.

El Ejército Blanco recuperó su cuerpo meses después. Finalmente fue llevada a la iglesia en el Monte de los Olivos, a donde peregrinó 30 años antes y conoció la fe por la que murió mártir.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en NCR.

Etiquetas: Historia de conversión, Rusia, conversión, fe católica, mártir

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios