Cargando...

¿Cómo responde la Iglesia en Chile al llamado de prevención de abusos sexuales de menores?

Por Giselle Vargas

Niños rezando en Misa / Foto: Flickr Iglesia en Valladolid (CC-BY-SA-2.0)
Niños rezando en Misa / Foto: Flickr Iglesia en Valladolid (CC-BY-SA-2.0)

SANTIAGO DE CHILE, 28 Ene. 16 / 07:46 pm (ACI).- Espacios sanos y seguros, formación de agentes pastorales, institucionalidad y acompañamiento son los elementos que está trabajando la Iglesia en Chile, tras seis meses de vigencia de las “Líneas Guía”-documento que actualiza y mejora el Protocolo de 2003- para establecer procedimientos claros y coordinados en el manejo de abusos sexuales de menores.

Así lo destacó Pilar Ramírez, Coordinadora del “Consejo nacional de prevención de abusos sexuales a menores de edad y acompañamiento a víctimas”, de la Conferencia Episcopal de Chile. Indicó que estos elementos constituyen la primera parte de un largo y progresivo camino iniciado en respuesta al llamado de “curación, renovación y reparación” que hizo el Papa Benedicto XVI a los católicos de Irlanda en marzo de 2010.

Espacios Sanos y Seguros

La Coordinadora del Consejo Nacional, Pilar Ramírez, conversó con ACI Prensa y dijo que “lo más novedoso” de las Líneas Guía es la prevención. El énfasis se encuentra en la autoprotección y autocuidado de los niños.

“El abuso sexual es un fenómeno complejo y multicausado por condiciones individuales, culturales, del agresor (…). El abuso sexual es un abuso de poder, es una relación asimétrica. Entonces lo preventivo debe tomar en cuenta al abusador, al niño y el contexto. Por eso no pondremos solo normas de seguridad y protocolos de acción sino también, activaremos a terceros- todas aquellas personas que prestan un servicio pastoral-”, explicó Ramírez.

“Nosotros como Iglesia no vamos a ser cómplices del silencio sino que hablaremos del abuso sexual”. Esto a la vez permitirá crear “espacios sanos y seguros para que cada individuo que está en la comunidad se desarrolle en forma integral, con la dignidad de hijos de Dios”, manifestó la coordinadora.

Formación de agentes pastorales

De acuerdo a las Líneas Guía, los agentes pastorales deben ser los principales vigilantes y promotores de ambientes sanos y seguros. Por eso deben entender el fenómeno del abuso sexual, lo que les permitirá estar “alertas y también conocer ciertos indicadores que pueden hablar de abusos sexuales en los niños o jóvenes”, comentó Ramírez.

Para abril de 2016, el Consejo dispondrá de 160 “formador de formadores”, personas certificadas en materia de prevención de abusos, quienes podrán replicar el contenido en forma progresiva a todas las comunidades. En esa misma fecha se estimará el total de agentes pastorales capacitados, y que en la actualidad alcanza los tres mil sólo en la Arquidiócesis de Santiago.

Institucionalidad

Estudios de la ONU sitúan a Chile como el tercer país, después de Suecia y Jamaica, con más denuncias de abuso sexual de menores. Sólo en 2014 se registraron 22.311 denuncias de las cuales un 76 por ciento son menores de edad.

En la Iglesia en Chile se han registrado 28 casos de consagrados y un diácono condenados, ya sea civil o canónicamente. Debido al dolor que causan las cifras, el Consejo Nacional replicó su actuar en consejos especializados diocesanos compuestos por hasta siete personas idóneas y entendidas en la materia.

“Un sacerdote, al menos un perito en Derecho Canónico, un psicólogo, un abogado con conocimientos en derecho penal y un experto en comunicaciones”, cita el documento Líneas Guía.

La importancia del consejo diocesano radica en la rapidez y eficiencia ante una denuncia que será acogida en primera instancia por un “receptor”, designado por el obispo. Si en el hecho está involucrado un menor de edad, se deriva inmediatamente a la Congregación para la Doctrina de la Fe, ya que es uno de los delitos más graves estipulados en el derecho canónico.

Acompañamiento

Para la Iglesia en Chile acompañar es una tarea fundamental en el proceso. Consiste en mantener informado a ambas partes: víctima y denunciado, y en caso de requerir atención psicoespiritual activar las redes correspondientes.

“Debemos ser claros que no hay espacio en el sacerdocio para quienes abusan de niños, pero no por eso vamos a abandonar al clérigo y tampoco perderemos el foco en las víctimas. La Iglesia está interesada en el esclarecimiento de la verdad y en ese camino queremos estar cerca de ellos”, comentó Ramírez.

Las conferencias episcopales de Argentina y Uruguay se encuentran redactando sus Líneas Guía y ven en Chile un modelo a seguir. Pero también, el país del sur participa con “humildad” y observa atentamente a las Iglesias en Irlanda y Estados Unidos quienes están mucho más avanzadas en materia de prevención de abusos.

“Queremos ser una Iglesia en que todos podamos desarrollarnos sanos y seguros en dignidad. Siempre ha estado en nuestra historia la ayuda, acogida, respeto y defensa de la dignidad de todos y es un buen momento para abocarnos sobre eso. Preguntarnos: ¿Quiénes somos como Iglesia? ¿A quién seguimos? A uno que cuidó, protegió y dijo: Dejen que los niños vengan a mí y ¡ay! de aquél que violente a uno de estos pequeños”, concluyó Ramírez.

Para ver el documento completo ingrese a: Líneas Guía para tratar los casos de abusos sexuales a menores de edad.

También te puede interesar:

 

Etiquetas: Chile, Abuso sexual, abusos de menores

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: