Comisión de Bioética chilena desenmascara farsa del preservativo como "sexo seguro"

SANTIAGO, 1 Dic. 03 / 02:07 pm (ACI).- A propósito del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, la Comisión Nacional de Bioética de la Conferencia Episcopal de Chile advirtió que las campañas para prevenir la enfermedad que imponen el uso de preservativo, generan un falso sentimiento de seguridad en las personas que aumenta el riesgo de contagio. En la declaración "Prevenir el SIDA con dignidad" publicada hoy, la Comisión sostiene que hasta el momento han muerto más de cuatro mil chilenos a causa del SIDA y la tasa de contagio ha aumentado a pesar de las campañas que promueven el uso del preservativo como principal herramienta de prevención.

En este sentido, el texto recuerda que los organismos internacionales coinciden en que la forma más segura de evitar el contagio de una enfermedad de transmisión sexual es la abstinencia y la fidelidad; y recoge las publicaciones científicas que sostienen que los preservativos pueden fallar para evitar el contagio en un 20 por ciento de los casos.

Asimismo, pide a la opinión pública “tomar conciencia de la significativa diferencia que existe entre evitar el riesgo de contraer una enfermedad mortal, a solo disminuirlo, en especial cuando se trata una información que se da a la población general”.

 “Al pretender crear conciencia en toda la ciudadanía del uso del preservativo como principal medida efectiva de prevención, se corre el peligro de que éste termine por imponerse y genere un falso sentimiento de seguridad en las personas y que aumente las prácticas de riesgo”, advierte.

Según la Comisión, urge dar “una mirada distinta y mucho más eficaz para hacer frente a esta epidemia tiene que ver con una visión integral de la persona, que incluye tanto los aspectos relativos a su salud, a la sexualidad, como al valor del matrimonio y de la familia”.

La Comisión propone una educación sexual "que engrandezca la dignidad humana, integrando el ejercicio de la sexualidad en el contexto de un amor verdadero con todo lo que implica en cuanto a fidelidad, dominio de sí mismo, capacidad de esperar y de desear y promover el verdadero bien de la persona que se ama".

Los expertos que integran el grupo consideran que se trata de “una tarea hermosa pero exigente, en la que habrá que contar con las limitaciones propias de la debilidad humana y de un ambiente que con frecuencia socava estos valores”, con responsabilidad del Estado, la comunidad educativa y, en especial, de la familia.

Esta última, agrega el grupo, “juega un rol decisivo en la formación de las personas a través de la convivencia diaria, del ejemplo de los padres, del diálogo afectivo, de la fidelidad y del respeto”.

“Es el modelo que hay que fortalecer y promover, ayudando a los primeros educadores a irradiar su testimonio de vida. El colegio, la sociedad y el Estado han de complementar esta tarea a través de programas de educación que incorporen el valor de la persona y su realización a través del amor”, indica.

Finalmente, recuerda que la Iglesia se solidariza y acompaña “como madre a quienes sufren la enfermedad, cumpliendo con la responsabilidad que a ella también le incumbe en esta tarea, ofrece una visión integral del ser humano en su vocación al amor que es, al mismo tiempo, el mejor camino para enfrentar este flagelo”.

La Comisión Nacional de Bioética de la Conferencia Episcopal de Chile es un organismo asesor integrado por el médico Patricio Ventura-Junca Tobar, la abogada Carmen Domínguez Hidalgo, y el sacerdote Fernando Chomali Garib.

Comentarios

El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

ACI Prensa en Snapchat
El blog de Mons. José Gómez