30 de octubre de 2003 - 2:06 PM

Católicos de pequeña isla frenan aborto legal liderados por ministra embarazada

Redacción ACI Prensa

Católicos de pequeña isla frenan aborto legal liderados por ministra embarazada

La presión de la comunidad católica y el decisivo apoyo de una ministra que decidió no sacrificar su conciencia aunque podía perder el cargo, obligaron al gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía a detener la legalización del aborto en la nación. La Ministra de Asuntos Internos, Sara Flood Beaburn, con varios meses de embarazo, no solo se opuso a la legalización del aborto en las discusiones del gabinete sobre la reforma al código penal para permitir el aborto en ciertos casos, sino que decidió unirse a las protestas de la comunidad católica y lideró una marcha de más de 2,500 ciudadanos.

En el servicio religioso que presidió la marcha, el Arzobispo de Castries, Mons. Kelvin Felix aseguró a los feligreses que "los niños que han sido abortados no han tenido oportunidad alguna. Debemos estar seguros en el vientre de nuestra madre. No podemos permitir que el vientre de una madre se convierta en cámara de la muerte”.

Los feligreses portaron pancartas con lemas como “la adopción es la opción”.

"En todas las verdaderas democracias que conozco, hay ciertos temas en los que los ministros podemos hablar según nuestras conciencias y el aborto es uno de ellos”, declaró Flood Beaubrun a la prensa durante la sorprendente marcha.

La mujer enfatizó que para ella “sería lamentable perder mi trabajo por esto, pero estoy preparada para perder mi puesto y más por esta causa”.

La acción ciudadana dio resultados pues el gobierno decidió archivar temporalmente la introducción de la reforma y escuchar el debate público.

Ahora, mientras el Fiscal General Petrus Compton sostiene que el proyecto tendrá una demora de dos a tres a meses, para Flood Beaubrun el tiempo será usado en educar a los ciudadanos “incluyendo al gabinete, sobre el daño real del aborto y lo que verdaderamente significa”.

"Para ser honesta, no creo que realmente entiendan” el problema, indicó la ministra en declaraciones a la prensa.

Santa Lucía no es el primer estado caribeño involucrado en debates sobre la legalización del aborto. En Jamaica, la Asociación Médica Jamaiquina (MAJ, por sus siglas en inglés), ha estado presionando al gobierno para cambiar las leyes en materia de aborto citando como precedente la ley de Barbados que en 1983 despenalizó el aborto.

Además, A principios de este año, el Consejo Nacional de Planificación Familiar (NFPB) de Jamaica relanzó la píldora del día siguiente como “remedio” para los embarazos adolescentes.

Otros grupos pro aborto vienen llenando el Caribe de las usuales estadísticas poco confiables para reclamar la legalización. En Trinidad y Tobago, los Abogados de la Paternidad Segura: Mejorando la Equidad Reproductiva (ASPIRE) invadieron la prensa con cifras que hablaban de 20 mil abortos al año en una isla donde el aborto no es legal.

La ONG Asociación Caribeña por la Investigación Feminista (CAFRA) está exigiendo a los gobiernos locales apoyo para los “derechos” al aborto y la “libertad reproductiva” para las mujeres, arguyendo que en 1975 los ministros de salud del Caribe se comprometieron a revisar las leyes en la materia.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios