6 de enero de 2018 4:01 pm

Cardenal propone “solidaridad” como modo de construir la historia

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa

Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España). Foto: ArchiMadrid.
Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España). Foto: ArchiMadrid.

El Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España), destacó los numeroso conflictos presentes en la sociedad y animó a ser “constructores de paz” a través de modos concretos y en especial mediante la solidaridad.

A propósito de la Jornada Mundial de la Paz. que se celebró el día 31 de diciembre, el Cardenal se refirió a los numerosos problemas que se presentan en el mundo, pero subrayó “el conflicto se puede transformar en un eslabón de un nuevo proceso”.

Para ello, dijo, “son necesarios hombres y mujeres que estén dispuestos a ir mucho más allá de esa superficie conflictiva, capaces de mirar a los demás en la dignidad profunda que tenemos todos los seres humanos”.

El Cardenal también subrayó que “hay que apostar por resolver los conflictos en un plano superior que es capaz de conservar las virtualidades de los polos que están en conflicto” y destacó que “la unidad es superior al conflicto”.

La solidaridad debe ser el modo de construir la historia, donde conflictos, tensiones y opuestos alcanzan esa unidad pluriforme que engendra nueva vida”, aseguró el Purpurado.

En ese sentido, el Cardenal Osoro indicó que el año 2018 comienza con guerras en diversos puntos de la tierra y propuso como solución “entregar la Buena Noticia”.

El Arzobispo subrayó la importancia del “ahora” para resolver los conflictos. “Ese ahora es la irrupción total de Dios en la historia”, aseguró.

El Purpurado animó a “hacer saber a los hombres que ahora es la oportunidad de entrar en la experiencia de la verdad y de la vida, en la experiencia del amor que nos ofrece Jesús para superar todos los conflictos y vivir como hermanos”.

Además, el Arzobispo de Madrid aseguró que “todos los discípulos de Jesucristo estamos llamados a ser trabajadores incansables en favor de la paz, valientes defensores de la dignidad de la persona y de sus derechos inalienables” y que “los cristianos hemos de vivir dando gracias a Dios”.

“La Iglesia se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la paz en muchos países, de igual forma que otras tradiciones religiosas”, aseguró, porque “la violencia es una profanación del nombre de Dios”.

El Cardenal también recordó en su carta que el Papa Francisco nos llama “a la construcción de la paz mediante la no violencia activa” y señaló que “es el mismo Jesús quien nos da el manual estratégico para construir la paz y el perfil de la persona que podemos llamar bienaventurada, buena y auténtica, en las ocho bienaventuranzas”.

“Cada vez se ve más claramente el nexo inseparable entre la paz con la creación y la paz entre los hombres”, asegura el Purpurado ya que según explica “una y otra presuponen la paz con Dios”.

El Arzobispo propuso además “tareas” para construir la paz. La primera desde la sustancia de la vida humana y cristiana que es el amor”.

Cuando se descubre amado por Dios, el ser humano comprende la propia dignidad trascendente, aprende a no contentarse consigo mismo y salir al encuentro con el otro en una red de relaciones cada vez más auténticamente humanas”, precisa el Purpurado.

También invitó a ser “constructores de la paz desde el mejor elogio del amor que existe”, que es el amor de Dios y  para ello animó a contemplar a Jesús en Belén y su vida caminando por Palestina.

“Es ahí donde nos explica cómo es la cara del amor, su cuerpo, su estatura, sus pies, sus manos”, aseguró, porque Él “quiere encontrarse con todos los hombres, de todas las razas y culturas”.

“Su amor tiene unas medidas que es la desmedida del amor, hasta dar la vida por todos. Entra por todos los caminos, quiere tocar y alcanzar el corazón de todos los hombres, con una preferencia por el pobre, el necesitado. Debe impregnar todas las acciones y decisiones del cristiano, no puede dejar a nadie fuera”, subrayó.

Por último también aseguró que la paz se debe construir “con unas actitudes que derivan del rostro que tiene el amor, que es Dios mismo”.

La Iglesia tiene que ser signo en la historia del amor de Dios por los hombres y, para ello, se hacen presentes los cristianos en medio del mundo con un humanismo integral y solidario, que anima a establecer un nuevo orden social fundado sobre la dignidad y la libertad de toda persona humana”, aseguró el Cardenal.

Puede leer la carta íntegra AQUÍ

También te puede interesar:

Etiquetas: solidaridad, Iglesia en España, Arzobispo de Madrid, Cardenal Carlos Osoro

Comentarios