3 de febrero de 2009 - 2:33 AM

Cardenal García-Gasco recuerda a laicos deber de vivir Doctrina Social

Redacción ACI Prensa

Cardenal García-Gasco recuerda a laicos deber de vivir Doctrina Social

El Administrador Apostólico de Valencia, Cardenal Agustín García-Gasco, recordó que "poner en obra la Doctrina Social como lenguaje del amor es la aportación específica del fiel laico católico" y que la Iglesia lo anima a proyectarlo en la vida del país.

"El amor es como un músculo moral. Cuanto más se ejercita, más facilidad se adquiere para seguir amando", afirmó el Arzobispo Emérito de Valencia en su carta semanal "La caridad en la vida social", en la que recordó que "la Iglesia anima a que la presencia del fiel laico en la vida social se caracterice por el servicio, signo y expresión de la caridad, del amor entre las personas, llamado a manifestarse en la vida familiar, cultural, laboral, económica o política".

El Purpurado afirmó que al ejercer el amor en la vida social, el católico expresa la verdad de su fe y "la verdad de la Doctrina Social de la Iglesia, que encuentra su plena realización cuando se vive concretamente para solucionar los problemas sociales".

En el texto, el Cardenal explicó que una de las finalidades del Concilio Vaticano II es "ayudar a todos los hombres de nuestros días" a tener la más clara percepción de su vocación al amor.

Esta vocación, indicó, "tiene que expresarse en tres direcciones". "En primer lugar –explicó–, debe llevar a ajustar mejor el mundo a la superior dignidad del ser humano", donde se respete su derecho a la vida pues "todo ser humano es valioso desde su concepción hasta su muerte natural" y por lo tanto nadie "puede ser legítimamente suprimido para el beneficio de terceros".

En segundo lugar, señaló, "el reconocimiento de la vocación del ser humano debe tender a una fraternidad universal más profundamente arraigada", donde no exista "indiferencia u hostilidad" hacia los problemas de otras personas por cuestiones de raza, sexo, nacionalidad o religión. "Si se quiere que se reconozca la propia dignidad y los propios derechos, el primer paso es estar dispuesto a reconocer los derechos del otro", señaló.

En tercer lugar, explicó el Cardenal, el Concilio Vaticano II señala que "el reconocimiento de la propia vocación lleva a los hombres", impulsados por el amor, a responder "a las urgentes exigencias de nuestra época".

Finalmente, tras llamar a los laicos a ejercitar su libertad religiosa en la sociedad, el Arzobispo señaló que "el mundo actual ofrece a nuestro paso múltiples oportunidades para que los laicos católicos puedan invertir su originalidad, su tiempo, sus conocimientos o su experiencia en ejercer el ‘músculo moral del amor’".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios