21 de julio de 2003 - 2:09 PM

Cardenal Errázuriz cuestiona proyecto de ley que permitiría divorcio en Chile

Redacción ACI Prensa

Cardenal Errázuriz cuestiona proyecto de ley que permitiría divorcio en Chile

El Arzobispo de Santiago, Cardenal Francisco Javier Errázuriz, cuestionó la elaboración de la nueva ley del matrimonio civil en Chile –que permitiría el divorcio- y afirmó que tanto el matrimonio como la familia son “realidades anteriores al Estado” y, por tanto, éste no las constituye ni las define. La ley debe “buscar soluciones a los conflictos que no sean una nueva amenaza a la paz del hogar, no lo debiliten como santuario de la confianza ni sacrifiquen el bien común”.

Solidarizándose con el dolor de aquellos que han tomado la decisión de separarse, el Cardenal Errázuriz señaló que “la ruptura de un matrimonio no es un bien. El bien está en la vida y en la estabilidad de la alianza conyugal y de la familia, no en el divorcio”.

Al recordar los errores en los que han incurrido algunos países en la búsqueda de soluciones insistió en que éstas no deben ser multiplicadoras de problemas ni deben implicar la “destrucción de la misma noción de matrimonio”.

Para el Purpurado se trata de aprender de la experiencia de debilitamiento de la estabilidad y el espesor humano de la unión matrimonial, la desvirtualización de su sentido, y la disolución de su necesidad. “En efecto, si la ley no protege vigorosamente la estabilidad de la alianza matrimonial, no favorece la fidelidad de los cónyuges, tampoco el bien de los hijos, ¿para qué casarse?”.

La ley en cuestión, según el Purpurado, olvida principios fundamentales como el que sostiene que “no hay contrato alguno que pueda ser disuelto por el testigo ante quien se sella. Sin embargo, el proyecto de ley supone que el Estado pueda disolver contratos conyugales”.

El divorcio, denunció el Cardenal Errázuriz, “se ha convertido en un dogma de la modernidad, que no se puede examinar ni cuestionar y el proyecto de ley que supone “un divorcio latente en cada matrimonio”, olvida “que la expresión suprema de la libertad consiste en asumir compromisos nobles para toda la vida, y en permanecer fiel a ellos”.

Asimismo aclaró que  “si en verdad el Estado quiere ser pluralista y tolerante, no puede sino dejar abierto un espacio jurídico a incontables chilenos que exigen que se respete su conciencia y, por eso, su voluntad de contraer matrimonio indisoluble”.

El Purpurado aclaró que si la nueva ley no permite a los chilenos optar por un matrimonio sin divorcio, el gobierno “prácticamente le impediría a la Iglesia Católica, que respeta, apoya y valora la institucionalidad de la sociedad civil, enseñar a sus miembros, como lo ha hecho hasta el presente, la obligación de presentarse al oficial del Registro Civil con motivo del matrimonio”.

Puede leerse el texto completo en: http://www.iglesia.cl/breves/breves_julio_2003/20-7-cardenal.html

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios