16 de agosto de 2008 - 4:26 PM

Cardenal Cañizares cree que la Iglesia puede construir su mañana y el mañana de la humanidad

Redacción ACI Prensa/Europa Press

Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Toledo y Primado de España
Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Toledo y Primado de España

El Cardenal Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares Llovera, aseguró hoy que la Iglesia a pesar de ser "vieja de edad" es todavía capaz de obrar en términos de futuro, de actuar para la propia renovación incesante de sí misma y del mundo. "Esa Iglesia, aparentemente o realmente envejecida, puede todavía construir su mañana y el mañana de la humanidad si tiene fe suficiente".

El Cardenal Cañizares que presidió la Misa Pontifical en honor a la Virgen del Sagrario, patrona de la ciudad de Toledo, proclamó en su homilía que "la fuerza renovadora de la Iglesia surge de la gran esperanza que nos habita cuando apoyamos en Dios nuestra vida".

Así, afirmó que "las sociedades cambian cuando las personas cambian sus proyectos, sus corazones y mentes" y continuó diciendo que "los verdaderos cambios nacen en los corazones y en las mentes de las personas".

"Apoyémonos en Dios, renovemos la esperanza y habrá una gran renovación en la Iglesia, se llenará de juventud y de fuerza para renovar nuestro mundo tan pobre y necesitado de esperanza", alentó.

"Tal vez la Iglesia pueda parecer vieja o envejecida, puede parecer cargada de años, y formada por personas de años, pero sabe la Iglesia que puede desear la novedad de Dios y de su amor antes de obtenerla. Sabe que puede amar y esperar contra toda esperanza, y más allá de triunfos y de prestigios humanos", aseveró el Cardenal Cañizares.

Finalmente, el Arzobispo de Toledo indicó que la Iglesia existe para que Dios pueda ser dado a conocer y ayudar a vivir desde él y en él. "Esta es su tarea para nuestro tiempo. La fe se propone, no se impone. Nuestra tarea como cristianos no es otra que avivar y alimentar la experiencia de Dios: la fe, propiciar el encuentro con Dios, y anticipar entre nosotros el reino de Dios", finalizó.

A continuación de la Santa Misa, tuvo lugar la procesión con la imagen de la Virgen, por las naves de la Catedral. Asimismo, los toledanos no quisieron perderse la tradición de beber el agua del aljibe de la Catedral en los botijos que el Cabildo dispone todos los años. Sin embargo, este año el agua de la Virgen se facilitó en la Puerta del Reloj, a causa de las obras iniciadas en el claustro.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios