23 de octubre de 2018 8:35 pm

Caravana de migrantes: Obispos de Honduras lamentan “tragedia humana”

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

Imagen referencial / Migrantes al pie del tren conocido como "La Bestia", que usan para cruzar tramos de México. Foto: Catholic Relief Services
Imagen referencial / Migrantes al pie del tren conocido como "La Bestia", que usan para cruzar tramos de México. Foto: Catholic Relief Services

La Conferencia Episcopal de Honduras lamentó la “tragedia humana” que significa la caravana de migrantes, integrada por miles de personas que huyen de la pobreza y la violencia de los países centroamericanos y buscan ingresar a Estados Unidos para tener un mejor futuro.

“Vemos con mucho pesar y seria preocupación esta ‘tragedia humana’, como ha llamado el Papa Francisco a la migración forzada, por la salida en caravana de miles de nuestros hermanos y hermanas hondureños que han abandonado su propia tierra, buscando mejores oportunidades de vida, para ellos y para sus propias familias”, señalaron los obispos en un comunicado publicado el 20 de octubre.

“Esta es una realidad indignante, causada por la actual situación que vive nuestro país, obligando a una decidida muchedumbre a dejar lo poco que tienen, aventurándose sin certeza alguna por la ruta migratoria hacia Estados Unidos, con el deseo de alcanzar la tierra prometida, ‘sueño americano’”, resaltaron.

Los obispos recordaron que cada persona tiene derecho a cubrir sus necesidades básicas y que el Estado debe trabajar para ello.

Esta “crisis humanitaria en Honduras no es nueva, la venimos padeciendo desde hace años, ¡Cuántos cientos de hondureños han partido en forma individual todos los años y a cuántos los han regresados de México y de Estados Unidos!”, exclamaron.

El Episcopado señaló que la solución no es pedirles a los migrantes que regresen, sino “en abrir oportunidades permanentes para su realización personal y familiar”, con “un nuevo pacto social que aborde profunda y definitivamente la solución a este drama social hondureño”.

“Es tarea urgente revisar el gasto público y los sueldos y salarios que devengan todos los funcionarios de Gobierno, la mayoría de las veces son sueldos escandalosos, frente a la miseria y pobreza del pueblo. También es una necesidad que los países desarrollados y los mismos Estados Unidos dejen de fomentar la xenofobia y condenar a los migrantes señalándolos como criminales, lacras sociales”, subrayaron.

Los obispos hondureños agradecieron a los prelados mexicanos de Tapachula y San Cristóbal de las Casas por pedir a los fieles “abrir las puertas de sus casas, ofrecer opciones útiles y velar por el bien de quienes buscan una vida mejor para sus familias”.

El Obispo de San Cristóbal de las Casas, Mons. Rodrigo Aguilar, alentó a los fieles a brindar la necesaria “ayuda humanitaria” y a tratar a los migrantes como “demandamos sean recibidos los mexicanos que llegan a los Estados Unidos. Tengamos esa actitud humana”.

Por su parte, el Obispo de Tapachula, Mons. Jaime Calderón, recordó que el respeto a la dignidad de toda persona “no es negociable”, mientras que el Obispo de Zacatecas, Mons. Sigifredo Noriega, consideró que la ayuda debe darse “se esté o no de acuerdo en la forma de la migración. Se esté o no de acuerdo en los motivos, y en los intereses políticos y económicos que se estén manejando”.

Al final del mensaje, los obispos hondureños dijeron a la caravana que “cuentan con nuestro apoyo y rogamos a Dios, por intercesión maternal de la Virgen Santísima ‘Nuestra Señora de Suyapa’, que los proteja en su caminar, los sostenga con su gracia y su amor y les conceda el gozo de ver realizadas todas sus esperanzas”.

La caravana de migrantes

La caravana descansa hoy en la localidad de Huixtla en el estado mexicano de Chiapas, donde guarda luto por el joven que falleció el lunes 22 al caer del camión que lo transportaba.

Es el primer día de reposo para estos miles de centroamericanos que partieron el 13 de octubre de la localidad hondureña de San Pedro Sula y que quieren llegar a Estados Unidos.

La caminata se reanudará el miércoles 24 de octubre por la mañana y esperan llegar a Mapastepec, ubicada a 70 kilómetros de Huixtla, también en el estado de Chiapas.

Aunque la caravana estaba formada originalmente por unas 2.000 personas, se calcula que ahora son más de 7.000, de las cuales unas 1.500 son mujeres y otros 2.400 son niños.

Los migrantes que hacen parte de esta caravana ya presentan algunos problemas de salud como deshidratación, dolores musculares e infecciones en la piel.

El 22 de octubre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dedicó tres mensajes a la caravana migrante en su cuenta de Twitter.

“Ahora comenzaremos a recortar o a reducir sustancialmente, la ayuda que masiva y rutinariamente se les da” a Guatemala, Honduras y El Salvador, señala el primer mensaje.

En el segundo, Trump responsabiliza a los demócratas por las caravanas de migrantes que buscan ingresar ilegalmente al país; mientras que en el tercero afirma que dentro de este grupo que intenta llegar a Estados Unidos “hay mezclados criminales y personas desconocidas de Medio Oriente, por lo que he alertado a la patrulla fronteriza y al ejército porque esto es una emergencia nacional”.

El domingo 21 de octubre la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) publicó su comunicado titulado “Los gritos del pobre”, para manifestar su preocupación por “el grito estremecedor de nuestros hermanos de Honduras y de otros países centroamericanos que han emprendido una caravana en búsqueda de la supervivencia”.

“Asombrados contemplamos que con esta caravana, como con los distintos gritos del pobre, surgen miembros de la sociedad tratando de sofocarlos al percibir esos gritos como amenaza para su confort e intereses propios”, lamentaron.

“Todos en la Iglesia y en la sociedad estamos llamados a salir al encuentro de los desplazados y ofrecer nuestro apoyo tanto organizado como espontáneo como principio de humanismo y caridad”, resaltaron los obispos mexicanos.

Etiquetas: Estados Unidos, inmigrantes, Guatemala, El Salvador, Honduras, migrantes, Caravana de migrantes

Comentarios