El vocero de la Arquidiócesis de México, P. Hugo Valdemar Romero, aclaró a la prensa que la reciente captura del sicario Alfredo Araujo, alias "Popeye", a quien se le acusa del crimen del Cardenal Juan Jesús Posadas, no resuelve este caso y mas bien dijo que existe falta de interés por parte de las autoridades para llegar a la verdad de los hechos.

"No hemos recibido una respuesta satisfactoria; han pasado tres presidentes, estamos en el cuarto y hasta ahora la Iglesia no se da por satisfecha por las explicaciones, que resultan ridículas, de la confusión del asesinato infame y sacrílego del cardenal Posadas", señaló el sacerdote al término de la Misa dominical.

Con respecto a la captura de "Popeye", el vocero del Arzobispado indicó que la detención de éste delincuente "no resuelve nada"."No sé si sea un chivo expiatorio (la captura de Araujo). Es seguir con esa trama inverosímil, ridícula que los obispos no han aceptado", afirmó.

Asimismo, tras expresar el deseo de la Iglesia de que "salga a la luz la verdad, sea cuál sea, caiga quien tenga que caer", recordó que existen "muchas dudas y preguntas en el aire que no se han podido contestar y se ha dado una respuesta satisfactoria".

  • Tags: