Cargando...

"Cada cinco minutos muere un cristiano en Oriente Medio, es un auténtico genocidio"

Por Blanca Ruiz

Imagen referencial. Foto: Cáritas Jerusalem.
Imagen referencial. Foto: Cáritas Jerusalem.

MADRID, 10 Dic. 14 / 11:01 pm (ACI/EWTN Noticias).- Gabriel Nadaf es un sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Griega. Vive en Nazaret (Israel) y está amenazado de muerte por explicar la situación de los cristianos en Oriente Medio, por eso lleva escolta las 24 horas del día, el grado más alto de protección que otorgan las autoridades israelíes.

Sin embargo, durante su visita a España aseguró a ACI Prensa que no tiene miedo y que ha venido "para que se escuche la voz de los cristianos de Oriente".

"Lo que ocurre en Oriente es un genocidio y está pasando hoy, ahora", asegura Nadaf. "Cada cinco minutos un cristiano muere en Oriente Medio y los líderes mundiales lo saben. Llevo años gritando esto mientras que el mundo calla", explica con una claridad sorprendente y precisa que "oriente medio está vaciándose de cristianos y allí es donde nació su fe".

Ante esta situación el Nadaf propone que los líderes cristianos firmen una declaración clara para hacer frente al genocidio porque según precisa "no es suficiente lo que se está haciendo. Hay que hacer algo más para salvarlos", entre otras cosas propone el envío de soldados y ejercito "para guardar a los cristianos de allí".

Según afirma, Israel es el único país de Oriente Medio en el que los cristianos, a pesar de ser una minoría dentro de las minorías, pueden vivir de manera segura. "En Israel no matan a los cristianos, no queman nuestras iglesias, no violan a las chicas", asegura y anima a quedarse en Israel "para fortalecer la presencia cristiana en Oriente".

"A pesar de que los cristianos en Israel somos una minoría tenemos un nivel de vida muy bueno. Pero lo más importante es que tenemos una democracia y libertad de culto religioso. Cuando hay voces que se alzan en contra del Estado de Israel esto testimonia que hay una democracia sana. Porque en los países islámicos, que están muy cerca de nosotros, ocurre todo lo contrario", afirma a ACI Prensa.

Israel es un país pequeño en extensión pero su población es muy diversa. Allí viven 7 millones de judíos, 1.300.000 musulmanes y cerca de 160.000 cristianos de diversas denominaciones. Recientemente, la minoría dentro de la minoría que son los cristianos en Israel ya no deben considerarse árabes o palestinos sino cristianos israelíes. Una nueva denominación que según explica Nadaf "da el permiso y el derecho a los cristianos que quieran volver a sus raíces y a su nacionalidad", "yo soy uno de ellos".

"El Estado de Israel da derechos a todos sus ciudadanos, lo que falta es que hubiera amor entre las personas porque aún no estamos unidos", asegura. Por eso, como ciudadanos del Estado de Israel los cristianos también comenzarán a realizar el servicio militar en el ejército, también llamado Tzahal, actualmente casi totalmente judío, por lo que se prevé que para 2015 haya unos 400 cristianos.

Por eso precisa que "la paz que hay en Israel se podría extender al resto de Oriente amando a Israel que es la tierra que Dios eligió, donde tuvo lugar la anunciación. La tierra de los profetas, de Jesús, de María y los apóstoles" y subraya: "El odio en el cristianismo está prohibido".

El P. Gabriel Nadaf nació y actualmente vive en Nazaret, allí estudió en una escuela católica llevada por los Salesianos. "Tengo muy buena relación con los salesianos porque me educaron en valores desde mi infancia. Allí descubrí que tenía que servir la iglesia y ser sacerdote", cuenta a ACI Prensa.

A pesar de que sus padres eran contrarios a que fuera sacerdote, el P. Nadaf se ordenó en 1995 en la Iglesia Ortodoxa griega. "En esta época no había sacerdote jóvenes yo era el primero y tenía 22 años. Lo que aprendí en la escuela con los salesianos, lo puse en práctica trabajando con ese espíritu", recuerda.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Medio Oriente

Comentarios

Pascua 2017
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
Libros del padre José Antonio Fortea