Cargando...

Buscan encarcelar a investigadores que destaparon escándalo de Planned Parenthood

WASHINGTON DC , 01 Feb. 16 / 06:13 pm (ACI).- Planned Parenthood, la transnacional del aborto acusada de tráfico de órganos de bebés abortados en sus instalaciones en Estados Unidos, ha demandado a los activistas pro-vida que destaparon el escándalo. Al respecto, el abogado que defiende a los investigadores explica que los cargos usados contra ellos son infundados.

David Daleiden y Sandra Merrit pertenecen al Center for Medical Progress (CMP) y fueron quienes develaron el escándalo de Planned Parenthood. Su abogado, Peter Breem, explica que las acusaciones que ha hecho contra sus defendidos el gran jurado de Houston son infundadas porque ninguno ha violado la ley del estado de Texas ya que actuaron como periodistas encubiertos.

Daleiden y Merrit han sido acusados de “manipulación de un registro del gobierno”,  debido a que ambos usaron licencias de conducir falsas de California que tenían los nombres de “Robert Daoud Sarkis" y "Susan Tennenbaum”. También han sido acusados por la “compra o venta de órganos humanos”. Por estos cargos ambos podrían ser condenados hasta 20 años de cárcel y una multa de 10 mil dólares.

Ante esta situación, Breem explicó a ACI Prensa que la ley de Texas contempla el delito de robo de identidad en casos de delitos pero no prohíbe el uso de una identificación falsa cuando se trata de una investigación periodística encubierta, que es lo que Daleiden y Merrit hicieron para grabar los 11 videos en los que han difundido la oscura realidad de Planned Parenthood.

Uno de los personajes con los que estos investigadores pro-vida conversaron fue Melissa Farrell, Directora de Investigación de Planned Parenthood Gulf Coast. En uno de los videos, Farrell habló sobre el precio de los órganos, cómo se extraen y cómo se modifica el proceso para que salgan intactos.

La investigación de Daleiden efectivamente demostró que Planned Parenthood estaba lucrando con la venta ilegal de órganos. Esta práctica está prohibida por la ley federal, aunque permite que el uso de tejido fetal para investigaciones científicas.

Luego del lanzamiento de los videos, Planned Parenthood fue investigado a nivel estatal y federal, pero aún no hay conclusiones oficiales.

Por su parte, Melaney Linton, importante funcionaria de Planned Parenthood, dijo sobre la investigación que “la gente detrás de este fraude mintió y violó la ley con el fin de difundir mentiras maliciosas sobre Planned Parenthood para avanzar en su agenda política extrema anti-aborto”.

Asimismo, Josh Shaffer, abogado de Planned Parenthood en Houston, dijo al Washington Post que el CMP editó los videos para mostrar cosas y situaciones fuera de contexto, a pesar de que esta organización publicó un video completo del informe de más de cinco horas de duración.

“Lo que está claro -sostuvo el abogado Breen- es que Daleiden y sus compañeros investigadores tienen ‘evidencia contundente’ de que una sede de Planned Parenthood en Houston está modificando sus procedimientos en los abortos para obtener los órganos y que también han cambiado sus prácticas contables”.

Otro de los cargos contra Daleiden es la compra o venta de órganos humanos. Al respecto, Schaffer dijo al Washington Post que Daleiden hizo una oferta a través del correo electrónico para comprar órganos de esta clínica abortista por mil 600 dólares.

Sin embargo, el abogado Peter Breem indicó a ACI Prensa que el investigador claramente no tenía la intención de comprar los órganos porque no tenía los recursos para “comprar, almacenar o procesar las partes del bebé”.

En cambio, Planned Parenthood sí tiene el dinero, los medios y las relaciones “para vender las partes del cuerpo del bebé con fines de lucro".

Los movimientos pro-vida no se han quedado con los brazos cruzados ante estas acusaciones injustas. CitizenGo ha lanzado una campaña para pedir que se retiren los cargos a Daleiden y a Merrit.

También cerca de 103 mil personas han firmado la petición “I stand with David” (Yo apoyo a David).

Traducido y adaptado por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Planned Parenthood, tráfico de órganos

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: