21 de noviembre de 2003 - 2:09 PM

Bolivianos pueden labrar su propio futuro, sostiene Card. Terrazas

Redacción ACI Prensa

Bolivianos pueden labrar su propio futuro, sostiene Card. Terrazas

El Cardenal Julio Terrazas, Presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), hizo un llamado a la población para que supere los problemas que aquejan a la sociedad nacional, con su propio esfuerzo y recursos. Según el Purpurado, éste es "un país que está que pide y pide ayuda, teniendo riqueza en el subsuelo, es una contradicción, es algo que no entienden afuera”.

“Hemos podido escuchar varias veces: ¿Cómo es posible que Bolivia siga pidiendo plata y plata y no se anime de una vez por todas a decir, 'bueno eso que hay allá abajo en la tierra hay que comenzar a trabajar’", señaló el Purpurado en alusión a las reservas de gas que tiene el país y cuya eventual explotación causó un estallido de violencia hace algunas semanas.

El Purpurado hizo estas declaraciones al clausurar la asamblea plenaria del Episcopado celebrada en la Casa Cardenal Maurer. Después de sus declaraciones del Cardenal, el secretario general de la CEB, Mons. Jesús Juárez, leyó el mensaje final de los obispos en el que proponen a los bolivianos la conversión de corazón para reconciliar al país.

En el texto, los prelados lamentan “los dolorosos acontecimientos de octubre” y ante la cercanía del Adviento, hacen un llamado a la esperanza “que despierta en nosotros el apremiante llamado de Jesús al cambio de vida para poder participar en el Reino de Dios”.

Según los prelados, el llamado a la conversión, “es muy apropiado para los momentos críticos de cambio que estamos viviendo en nuestro país”.

“Frente a la pasividad, que suele darse en lo cotidiano y a las violencias y excesos de algunos momentos, es preciso ir construyendo la democracia desde los niveles básicos de la sociedad, a través de movimientos y organizaciones sociales entendidos como amplios espacios de participación”, explicaron los obispos.

En este sentido, sostuvieron que “el Estado debe tener actitud de apertura en beneficio de la pluralidad de los diversos factores presentes en la sociedad, aunados en un interés común”.

Los obispos aseguraron que “si queremos una nueva Bolivia es preciso que todos cambiemos de actitud y de vida; nos apartemos de nuestros malos caminos; desterremos de nuestra sociedad la violencia, el odio, el resentimiento y la sed de venganza; no nos dejemos llevar por pregoneros de enfrentamientos y de muerte, y dirijamos nuestros pasos hacia Dios”.

“La conversión pide, en primer lugar, la reconciliación con Dios. Cada uno de nosotros debe hacerse consciente de que por sus faltas de pensamiento, palabra, obra y omisión traiciona el plan de Dios en su creación y en su obra redentora”, explicaron.

Según los obispos, de un mundo que “debía convertirse en hogar acogedor para todos los hombres, hemos hecho un desierto en el que hay espléndidos oasis para unos pocos, mientras los más sufren marginación, pobreza, rabia y desesperación”.

“Convertirnos a nivel personal y social”, permitiría “superar algunas de las causas más importantes que nos han llevado a la grave situación en que nos encontramos”, agregaron y destacaron que el “llamado a la conversión que es para todos, también es para nosotros, pastores enviados por Jesús para anunciar la buena noticia: conviértanse, acérquense más a su pueblo, escúchenlo, háblenle al corazón, comprendan y háganse comprender”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios