Benedicto XVI regala huevo de pascua gigante a correccional de menores

Presentan al Papa el huevo de Pascua gigante de chocolate (foto Il Secolo XIX)
Presentan al Papa el huevo de Pascua gigante de chocolate (foto Il Secolo XIX)

VATICANO, 04 Abr. 12 / 12:01 pm (ACI/EWTN Noticias).- Un grupo de artesanos italianos obsequió al Papa Benedicto XVI un huevo de Pascua gigante de chocolate, de 2,50 metros de alto y 250 kilogramos, que el Santo Padre a su vez donará a los jóvenes que están recluidos en la correccional Casal del Marmo de Roma.

Antes de iniciarse la audiencia general de este miércoles, un grupo de artesanos de la localidad de Tosca de Casalbuttano (Cremona) hizo el obsequio al Santo Padre. En 1996 hicieron un obsequio similar al Beato Papa Juan Pablo II.

Los artesanos, señala el diario vaticano L’Osservatore Romano, quieren celebrar así la Pascua, colaborando con el gesto de solidaridad y compartir del Santo Padre para los muchachos de la correccional.

El huevo de Pascua gigante está adornado con el escudo papal a colores, palomas blancas y ramas de olivo.

El domingo 18 de marzo de 2007, el Papa Benedicto XVI presidió una Misa en la capilla del centro correccional juvenil Casal de Marmo en Roma. En esa homilía el Santo Padre hizo una especial reflexión sobre el pasaje del hijo pródigo.

Benedicto XVI dijo que aquel joven logró comprender, al volver a la casa del padre, que "los mandamientos de Dios no son obstáculos para la libertad y para una vida bella, sino que son las señales que indican el camino que hay que recorrer para encontrar la vida. Comprende que también el trabajo, la disciplina, vivir no para sí mismo sino para los demás, alarga la vida".

"Y precisamente este esfuerzo de comprometerse en el trabajo da profundidad a la vida, porque al final se experimenta la satisfacción de haber contribuido a hacer crecer este mundo, que llega a ser más libre y más bello", añadió.

Comentarios

San Pedro y San Pablo
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
El blog de Mons. José Gómez