La pequeña Susan Anne Catherine Torres, la bebé que logró nacer pese a que su madre estuvo en coma por varios meses, finalmente falleció esta semana por una falla cardiaca.

El caso de su madre, Susan Torres, se convirtió este año en un símbolo de la defensa de la vida. La joven de 26 años de edad sufrió un ataque en mayo pasado cuando tenía 17 semanas de embarazo. A pedido de su esposo y familiares, los médicos la mantuvieron con vida hasta que su bebé pudo nacer, gracias al apoyo financiero de numerosas personas en todo el mundo.

La pequeña niña nació el 2 de agosto y su madre falleció al día siguiente.

Justin Torres, cuñado de Susan y vocero de la familia, agradeció a todos los que ayudaron con su oración a la familia durante los últimos meses.

Tras la noticia, el Obispo de Arlington, Mons. Paul Loverde, pidió a los católicos seguir rezando por la familia Torres confiando en que la bebé “ya se reunió con su madre”.

“Agradezcamos a Dios por su testimonio y por el regalo de estas vidas tan valientes. Que el Señor ampare a la familia Torres y les dé el consuelo que las palabras no pueden expresar”, indicó.

Más en Vaticano