8 de setiembre de 2017 - 12:01 PM

Beato Cura de Armero prefirió proteger la Eucaristía antes que huir del peligro

Redacción ACI Prensa

La imagen del Beato Cura de Armero en la Misa de beatificación en Villavicencio. Foto: Eduardo Berdejo (ACI Prensa)
La imagen del Beato Cura de Armero en la Misa de beatificación en Villavicencio. Foto: Eduardo Berdejo (ACI Prensa)

El Papa Francisco beatificó este viernes 8 de septiembre al sacerdote mártir Pedro María Ramírez Ramos, más conocido como el Cura de Armero, que prefirió proteger la Eucaristía antes que huir para salvarse del peligro.

Así lo recordó hoy el Obispo de Garzón, Mons. Fabio Duque Jaramillo, quien leyó una biografía del Cura de Armero antes del rito de beatificación presidido por el Santo Padre.

El Prelado explicó que en los últimos años de la década de 1940, “la situación política de Colombia en aquel período era muy difícil, tanto por la alternancia de liberales y conservadores en la conducción del país, como por la fuerte propaganda comunista”.

En 1948, prosiguió, estalló una revuelta, conocida como “El Bogotazo”, y como consecuencia “se desató una verdadera persecución religiosa, que golpeó también al pueblo de Armero, siendo profanado su templo”.

Mons. Duque relató que el Cura de Armero, “consciente de la gravedad del momento y pensando que su muerte estaba cerca, lo primero que pensó fue evitar la profanación del Santísimo Sacramento, conservando una  Hostia que él mismo consumió poco antes de morir”.

“Cuando las hermanas y otras personas le aconsejaron escapar y esconderse, respondió diciendo: ‘He consultado y mi amito me dice que permanezca en mi puesto’. Escribió un breve testamento para que lo entregaran al Señor Obispo, en el que recordaba a su familia y a otras personas”.

En ese testamento, el nuevo Beato colombiano daba gracias por su sacerdocio y por la parroquia de Armero y se declaraba dispuesto a derramar su sangre por el pueblo que tanto amaba.

El 10 de abril de 1948, el P. Ramírez Ramos fue apresado por “un populacho enfurecido, lo ataron y, a empellones y medio arrastrando, lo llevaron a la plaza pública entre gritos, insultos y crueles burlas de todo tipo”.

Allí, concluyó el Obispo su relato, “lo mataron a golpe de machete. Murió perdonando a sus agresores”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Colombia, Francisco, beatificación, Viaje del Papa Francisco en Colombia, mártir

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios