7 de junio de 2010 12:24 pm

Beatifican en Polonia a sacerdote asesinado por comunistas

Redacción ACI Prensa

P. Jerzy Popieluszko, beatificado ayer en Polonia
P. Jerzy Popieluszko, beatificado ayer en Polonia

Cerca de cien mil fieles acudieron ayer a la Misa de beatificación del sacerdote Jerzy Popieluszko, asesinado en 1984 por miembros de la policía política comunista a causa de su oposición al régimen en Polonia. El sacerdote se convirtió en símbolo de la lucha del movimiento Solidaridad y mártir de la democracia polaca.

En la Eucaristía presidida por Mons. Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, concelebraron unos 100 obispos y más de 1500 sacerdotes. Entre los asistentes también estuvo la madre del sacerdote mártir, Marianna Popieluszko.

"El padre Popieluszko es beatificado como ejemplo de la defensa de derechos y de la dignidad humana, también como modelo del diálogo y reconciliación", dijo el Arzobispo metropolitano de Varsovia, Mons. Kazimierz Nycz, según señala Efe.

El P. Popieluszko es hoy símbolo por su apoyo a la oposición democrática en la Polonia comunista y por sus "misas por la patria" durante la ley marcial, al inicio de los años 80’s, cuando desafiando a las autoridades utilizaba el púlpito para criticar a la dictadura comunista y gritar por la libertad, en unas homilías llenas de referencias a Juan Pablo II.

Su actitud de lucha y su gran capacidad de influir en los fieles desde su parroquia de Varsovia acabó con la paciencia del régimen, que ordenó su secuestro y asesinato en octubre de 1984.

La aparición de su cuerpo sin vida en una represa, golpeado y torturado, provocó conmoción en Polonia y la indignación en la comunidad internacional, y puso en jaque al gobierno comunista polaco que, cinco años después, cayó definitivamente.

Sobre este sacerdote, el Papa Benedicto XVI dijo desde Chipre durante el rezo del Ángelus, dijo que "su celoso servicio y su martirio son un signo especial de la victoria del bien sobre el mal. Que su ejemplo y su intercesión nutran el celo de los sacerdotes y que encienda en los fieles el amor".

Comentarios