Beatifican a 109 mártires claretianos asesinados durante la Guerra Civil española

Por Blanca Ruiz

Beatificación de 109 mártires claretianos en la Sagrada Familia de Barcelona (España). Foto: Claretianos
Beatificación de 109 mártires claretianos en la Sagrada Familia de Barcelona (España). Foto: Claretianos

MADRID, 21 Oct. 17 / 07:28 am (ACI).- El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, presidió en el templo de la Sagrada Familia en Barcelona la beatificación de los 109 mártires claretianos muertos durante la Guerra Civil, que respondieron con el “eficaz arma” del perdón aquel intento de aniquilar el cristianismo en España.

Durante la homilía el Cardenal recordó las palabras: “No tenim por. No tenemos miedo” que miles de personas gritaron tras los atentados del pasado agosto en Barcelona. “El terrorismo intenta con su diabólica inventiva de muerte infundir miedo, pero el pueblo responde a una sola voz: ‘no tenim por’, no tenemos miedo. Nadie puede herir al hombre con el miedo y el terror”.

Por eso insistió en que “en el hombre existe un potente antivirus, que es su vocación a la vida y no a la muerte; al amor y no al odio; al gozo y no al miedo. El hombre está hecho para amar, vivir y gozar y nada ni nadie puede separar al hombre de la vida y del amor”.  

El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos aseguró que la historia de la persecución religiosa española durante el siglo pasado “fue una virulenta epidemia de muerte y destrucción que dejó tras de sí miles y miles de víctimas indefensas e inocentes. Sin embargo hizo emerger el coraje de miles de mártires, hombres y mujeres cuya sangre se ha convertido en la savia del dinamismo de la Iglesia española actual”.

Frente al diabólico tsunami de la persecución, los 109 religiosos claretianos reaccionaron con la eficaz arma de la caridad y del perdón. Para aquellos que querían aniquilar la presencia cristiana en España, los mártires respondieron perdonando, orando y gritando: ‘no tenemos miedo’”, subrayó el Cardenal.

“Los mártires claretianos no tuvieron miedo, estaban dispuestos a sacrificar sus vidas para decir al mundo, una vez más, que el bien vence al mal” y aseguró que esta beatificación es una invitación a “transformar la tristeza en alegría, el rencor en perdón a los enemigos que también están necesitados de redención. Nos invitan, por último, a no tener miedo y permanecer fieles a nuestra identidad cristiana, más aún, a sentirnos orgullosos de ella”.

También afirmó que el sacrificio de las vidas de estos claretianos fue “la semilla de un cristianismo más fuerte y más consciente de la Verdad del Evangelio, que enseña a amar a los amigos y también a los enemigos, porque la única venganza del cristiano es el perdón de los enemigos”.

Por eso explicó que la Iglesia celebra a los mártires, “no por venganza, sino por volver a proponer hoy, ayer y mañana, la eterna ley cristiana de la caridad sin límites” porque “el cristianismo propone una cultura de paz y fraternidad, y no de guerra”.

Sobre los mártires claretianos beatificados hoy, el Cardenal aseguró que fueron “fieles hasta el final a Cristo y a su vocación cristiana y sacerdotal” y recordó los últimos momentos de algunos de ellos.

Como es el caso del P. Mateo Casals, que encabeza la causa. “Su único delito fue ser un sacerdote católico. Según los testigos, el P. Mateo se había preparado para el martirio y en el camino que conducía a su ejecución varias veces repitió en voz alta: ¡Viva Cristo Rey! ¿viva el Sagrado Corazón de Jesús!”, dijo.

También recordó la muerte de un estudiante que recitaba el rosario. “Los milicianos marxistas le obligaron a tirarlo al suelo y pisotearlo (el rosario). Ante su negativa le metieron el crucifijo en la boca empujándolo hasta el punto de hacerle escupir sangre”.

El Cardenal aseguró durante la homilía que “nos contraría que después de las torturas y los asesinatos, los milicianos se jactaban de sus abusos como si fueran actos gloriosos. Pero nos conforta que todos los religiosos se comportaron con fortaleza y dignidad e incluso con alegría, sin nunca traicionar su fidelidad a Cristo y a la Iglesia, ya que antes de ser asesinados los milicianos les prometían la libertad si abjuraban de su fe, pero ninguno lo hizo”.

Ante esta “moderna masacre de inocentes” el Cardenal Amato recordó las palabras de Jesús: “Bienaventurados vosotros cuando os insulten, persigan y calumnien de cualquier modo por mi causa”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Guerra Civil Española, Iglesia en España, beatificación, mártires españoles, sacerdote mártir

Comentarios

El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez
Cara a cara con Alejandro Bermúdez