1 de diciembre de 2017 10:12 am

Beata Madre Catalina es nombrada patrona del barrio donde desarrolló su labor misionera

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

Procesión Beata Madre Catalina / Foto: Twitter Madre Catalina
Procesión Beata Madre Catalina / Foto: Twitter Madre Catalina

La ciudad de Córdoba (Argentina), nombró este 27 de noviembre a la Beata Madre Catalina de María como patrona del barrio General Paz, lugar donde se inició el legado misionero y educativo de la religiosa.

Beatificada el pasado 25 de noviembre, la Madre Catalina de María Rodríguez es la fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, la primera congregación de vida apostólica de mujeres en Argentina, dedicada a dignificar a la mujer.

El decreto que la nombra patrona del barrio General Paz detalla que fue “vecina ilustre en los años forjadores” de la zona este de Córdoba y “mujer trascendente por su sensibilidad y acción por el prójimo, en especial por los más necesitados”, señaló en referencia a la religiosa que nació el 27 de noviembre de 1823.

En 1875 las hermanas se instalaron en toda una manzana de este barrio. En ese lugar donde funcionaba el asilo de niñas y mujeres se levantó la “Casa Madre”, el Colegio de María y la primera capilla dedicada al Sagrado Corazón de Jesús.

El día de su natalicio y fiesta litúrgica se descubrió en la Plaza Alberdi una placa que la describe como “patrona del Barrio General Paz”.

Luego del acto, las hermanas de la congregación, fieles, estudiantes, exalumnas, familias y amigos fueron en procesión con la imagen de la beata, hasta llegar al Colegio de María para celebrar la Santa Misa.

El P. Marcos Muiño, exalumno del Colegio Sagrado Corazón de Deán Funes, presidió la Misa y describió a la Beata Madre Catalina como maestra y discípula de la profundidad que enseño "dónde está lo valioso y dónde dar la vida”.

El sacerdote jesuita dijo que fue marcado por una frase de ella que decía: “Vuelen por el mundo”.

Ya de grande comprendió que cuando “hay algo que te atrae no hay nada que lo frene, cuando uno se enamora es capaz de dejarlo todo, entregar la vida, porque vale la pena”.

“Madre Catalina se ha entregado en altura y en profundidad al amor de Jesús, nos enseñó el camino de la profundidad”, sostuvo.

El día anterior la Catedral de Córdoba se repletó de las delegaciones provenientes de Chile, España, Benin y otras provincias de Argentina, donde está presente la comunidad, y participaron de una Misa de Acción de Gracias presidida por el Obispo de la diócesis, Mons. Carlos Ñáñez.

La Eucaristía coincidió con la Fiesta de Jesucristo Rey del Universo y Mons. Ñáñez manifestó que Madre Catalina, “colabora en la construcción del Reino de su querido Amo” como cariñosamente llamaba a Jesús.

“El manantial en donde Catalina abrevaba esa disposición era el Corazón de Jesús, símbolo del amor de Dios por nosotros. Catalina se dejó querer por Jesús y fortalecida por ese amor que la renovaba y la transformaba íntimamente”. 

“Lo amó y lo sirvió de modo especial en la persona de sus hermanos, especialmente los más frágiles y alejados. En ellos reconoció la presencia de su Amo”, agregó en su homilía.

El Obispo dijo que “Madre Catalina nos deja ese testimonio vivo y esa enseñanza invitándonos a seguir sus huellas y animarnos a asociarnos a la tarea de reparar por el amor y sus obras todas las consecuencias del desamor y del pecado en el mundo”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Córdoba, beatificación, Beata Catalina de María Rodríguez, patrona, Misa Acción de Gracias, Mons. Carlos Ñáñez

Comentarios