5 de marzo de 2012 12:02 am

Barcelona clama por autoridades pro-vida para detener abortos en hospitales católicos

Redacción ACI Prensa

Hospital San Pablo.
Hospital San Pablo.

Varios especialistas médicos y líderes pro-vida en Barcelona advirtieron que los abortos que se practican en los hospitales vinculados a la Iglesia Católica solo se detendrán cuando estos centros sean dirigidos por personas con un claro compromiso a favor del derecho a la vida desde la concepción.

Desde abril de 2011, ACI Prensa recogió una serie de denuncias sobre abortos, esterilizaciones y entrega de píldoras del día siguiente en algunos hospitales en cuyos patronatos participan tres diócesis de Cataluña: la arquidiócesis de Barcelona, y las diócesis sufragáneas (dependientes) de Sant Feliu y Terrasa.

A finales de noviembre de 2011, ACI Prensa conversó con el Cardenal Lluís Martínez Sistach, Arzobispo de Barcelona, sobre el tema. El Purpurado dijo en esa ocasión que "hay hospitales, lógicamente públicos, y privados también habrá, que lo ponen en práctica (el aborto). Pero (en los hospitales católicos) no hay, al menos en la diócesis de Barcelona".

"Lo que queremos es formar a las personas. Lo primero es que los hospitales de la Iglesia no hagan ningún aborto y, en segundo lugar, que los cristianos no aborten, y eso es la formación de la gente", afirmó.

Sin embargo, ACI Prensa ha recibido en las últimas semanas numerosos testimonios que contradicen al Cardenal.

El doctor José María Simón Castellví, miembro del Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios (Pastoral de la Salud), señaló a ACI Prensa que el hecho de que el jefe de ginecología del Hospital San Pablo de Barcelona, Joaquim Calaf Alsina, sea partidario del aborto es evidencia de los infanticidios que allí se producen.

Simón Castellví, también presidente de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (FIAMC), indicó que "en medicina se dice que algo es ‘patognomónico’ de la misma manera que en teología se dice que algo es ‘dogma’".

"Y lo patognomónico es que en un hospital mediano o grande, si el jefe del servicio no es pro-vida al cien por ciento, y no hay un servicio de atención a las familias, entonces los abortos se hacen allí mismo o se envían a hacer".

Calaf ha expresado públicamente su clara postura a favor del aborto. En declaraciones a El Punt Avui afirmó que "Cataluña debería apostar firmemente por el aborto farmacológico", en referencia a la píldora del día siguiente, mientras que al diario El Mundo declaró que "cuanto antes se realice la interrupción voluntaria del embarazo (aborto), mejor. Tanto por razones médicas como psicológicas".

Simón Castellví, subrayó la necesidad de poner al mando del servicio de ginecología de los hospitales católicos a médicos pro-vida, así como implementar servicios sociales, atención a las familias y educación en regulación natural de la fertilidad.

El 25 de noviembre de 2011, Esther Armora, periodista del diario español ABC, informó que los hospitales de San Pablo, San Juan de Dios y Granollers, todos con presencia de la Iglesia Católica, figuraban en una relación de centros médicos preparada por la consejería catalana para mujeres que quieren abortar.

Sólo un día después, tras publicarse el informe de la prensa española y sin brindar explicaciones claras, la Generalitat de Cataluña desapareció el sitio web con el listado en el que figuraban los hospitales católicos.

Tiempo para actuar

El presidente de la plataforma pro-vida Barcelona es Vida, Mariano Arnal, también cuestionó la información que maneja el Cardenal Lluís Martínez Sistach sobre los hospitales vinculados a su jurisdicción.

Arnal indicó a ACI Prensa que si alguien va a informarse directamente en el Hospital San Pablo "resulta que la información que constata es otra a la que tiene el Cardenal. El Cardenal tiene la información que quiere tener".

El líder de Barcelona es Vida criticó que algunos obispos españoles se hayan "dormido muchísimo y haya demasiado silencio en torno al aborto, de tal manera que hemos sido los laicos los que hemos tenido que ponernos al frente de la manifestación y decir que esto no puede ser".

Arnal expresó su molestia porque "tenga que ser el Vaticano el que les de instrucciones. ¿Acaso un obispo no tiene criterios propios sobre cómo comportarse ante el tema del aborto en hospitales en cuyo patronato está?".

En junio de 2011, el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud del Vaticano remitió una misiva al P. Custodio Ballester, con relación a sus críticas a los abortos en los hospitales católicos catalanes, asegurándole que han pedido a los responsables que busquen "soluciones concretas" a estos problemas.

Mariano Arnal también criticó que haya quienes pidan "que no haya escándalo y llevémoslo en silencio. De silencio nada".

"Llevamos demasiado tiempo en silencio y sobre todo el clero, la jerarquía lleva demasiado tiempo en silencio. Ya sería hora de que (la jerarquía eclesial de Barcelona) abriera la boca estruendosamente".

A su turno, el médico Xavier Sanz, integrante de la Asociación de Médicos Cristianos de Cataluña indicó a ACI Prensa que el prior del Hospital San Pablo y representante de la Iglesia en el centro médico, P. José María Forcada, en ocasiones ha manifestado una postura poco definida en temas relacionados a la defensa de la vida, en las que "no podemos tener una posición poco clara, sino que tenemos que decir a lo que es blanco, blanco, y a lo que es negro, negro".

Sanz remarcó que el prior del Hospital San Pablo es médico y sacerdote y tiene un carácter muy tranquilo y mucha lucidez mental, "tanto, que a la hora de hablar uno no acaba de tener claro qué postura tiene. Parecía que intentaba defender un poco a los ginecólogos de San Pablo".

El profesional de la salud recordó que en ocasiones, el sacerdote pareció justificar la posibilidad de acceder a una petición de aborto o de eutanasia.

Testimonios

Una mujer que prefirió mantener su identidad en reserva por temor a represalias, reveló a ACI Prensa que hace pocos meses, al acercarse a una trabajadora administrativa del Hospital San Juan de Dios de Esplugues, en la diócesis de Sant Feliu, sufragánea de la Arquidiócesis de Barcelona, esta le confirmó que podría realizarse un aborto en ese centro médico.

La mujer consultó qué debía hacer si estaba embarazada y no quería tener a su hijo, a lo cual le respondieron que vaya por el servicio de urgencias "y te lo sacan (al niño), te dan una pastilla o algo y dejas de estar embarazada".

"Que hagan estas cosas no me cuadra, porque por un lado, por ser un hospital, están salvando vidas pero por otro están incitando a matar", manifestó la mujer.

ACI Prensa también pudo acceder al testimonio confidencial de otra mujer que fue trasladada al Hospital San Pablo, tras presentar mareos. Allí le dijeron que estaba embarazada.

Quienes la atendieron le consultaron cuántos hijos tenía y si quería uno más. En el servicio de urgencias le indicaron que si tenía menos de 13 semanas de gestación el aborto podía realizarse ahí, pero como tenía más debían hacerlo en otra área del centro médico.

Según fuentes periodísticas, los médicos del Hospital San Pablo manejan, desde hace poco tiempo, el argumento de que "muy recientemente" se han dejado de practicar abortos en sus instalaciones.

Sin embargo, el P. Custodio Ballester, párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet de Llobregat, en Barcelona, afirmó que "los abortos en San Pablo son, sobre todo, de embarazos muy avanzados, que son los que no hacen las clínicas de abortos, y los envían a los hospitales de la Iglesia".

El encuentro del P. Ballester con el Cardenal

En comunicación con ACI Prensa, Ballester reveló que poco antes de reunirse con el Arzobispo de Barcelona, Cardenal Lluís Martínez Sistach, el 29 de enero de este año, un canónigo, representante de la Iglesia en el Hospital San Pablo, le reveló que "es verdad, desde hace 25 años están haciendo abortos. Nos han engañado".

Sin embargo, señala el sacerdote pro-vida, "cuando hablas con el Cardenal, su argumento es que le han dicho que en el hospital no hacen abortos. Le he indicado que le están engañando, pero me respondió que no le engañan, porque tiene que confiar".

Ballester reveló que en su entrevista con el Arzobispo de Barcelona, este evitó conocer más acerca del pensamiento abortista del jefe de ginecología del Hospital San Pablo, Joaquim Calaf Alsina.

Ballester reveló a ACI Prensa en mayo del año pasado que el actual Penitenciario Mayor de la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede, el recientemente creado Cardenal Manuel Monteiro de Castro, le aseguró en una entrevista personal que en Roma, a los obispos catalanes, "les hemos dicho que se vayan de esos hospitales".

Comentarios