17 de octubre de 2015 10:03 am

Sepa lo que algunos cardenales piensan del Sínodo en el 50 aniversario de su institución

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa

Foto: Angela Ambrogetti / ACI Prensa
Foto: Angela Ambrogetti / ACI Prensa

El Sínodo de los Obispos sobre la Familia, que se celebra desde hace unos días en el Vaticano, conmemoró hoy el 50 aniversario de la institución de los Sínodos en el marco del Concilio Vaticano II.

El evento, que tuvo lugar en el Aula Pablo VI, contó con las reflexiones de algunos cardenales en representación de los cinco continentes del mundo. Los asistentes también pudieron observar un breve documental explicativo y escuchar las voces de un coro infantil.

En la intervención inicial, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo, recordó que el 15 de septiembre de 1965 el beato Pablo VI promulgó el motu proprio Apostolica sollicitudo “con el cual instituía el Sínodo de los Obispos como un especial Consejo permanente de sagrados Pastores" con el fin de que “también después del Concilio continuase alcanzando al Pueblo cristiano la larga abundancia de beneficios que durante el Concilio felizmente vino de la viva unión con los Obispos".

El Cardenal recordó que con la institución, Pablo VI quiso responder “a las exigencias de adaptar  los caminos y los métodos del sagrado apostolado a las crecientes necesidades de nuestros días y a las cambiantes condiciones de la sociedad”.

El purpurado señaló que desde entonces se han celebrado 27 Asambleas Sinodales (14 Ordinarias, 3 Extraordinarias, 10 Asambleas Especiales).

A continuación le tocó el turno al Arzobispo de Viena (Austria), el Cardenal Christoph Schönborn, quien subrayó que “el gran interés, a nivel mundial, que el Sínodo actual ha suscitado, no sólo muestra cómo el tema del matrimonio y la familia es intensamente sentido por muchas personas”, sino también “lo vital que es, después de cincuenta años, la institución del Sínodo de los Obispos, del que el Santo Papa Juan Pablo II podía decir que era ‘retoño en el fértil terreno del Concilio Vaticano II’”.

También destacó que el Sínodo “es ciertamente solo uno de los lugares de interpretación y de aplicación de las reformas queridas por el Concilio. Toda la rica variedad de expresiones de vida de la Iglesia contribuye a la renovación deseada por el Concilio”.

El purpurado finalizó su exposición afirmando que el Sínodo es un instrumento de misión, testimonio y discernimiento.

Europa

El Cardenal Vincent Nichols, Arzobispo de Westminster (Inglaterra) habló en representación de Europa. El purpurado relató su experiencia de estudiante durante el Concilio.

Recordó cómo en el siglo pasado Europa estaba dividida y herida por guerras e ideologías y el Sínodo ayudó a superar estas divisiones y el eurocentrismo.

Sobre los desafíos actuales del continente afirmó que son las familias: “Hemos hablado de los tsunamis culturales de la ideología de género”, puso como ejemplo. “La familia es la base de la transmisión de la fe y la Iglesia en Europa está llamada a estos desafíos”.

África

Por su parte, Mons. Mathieu Madega Lebouakehan, Obispo de Mouila y Presidente de la Conferencia Episcopal de Gabón, habló en representación de África. Realizó un repaso por los diferentes Sínodos celebrados hasta el momento como signo de la catolicidad de la Iglesia y manifestó que “a cincuenta años de la conclusión del Concilio Vaticano II, la intuición del Santo Papa Juan XXIII permanece intacta”. “Todos sus sucesores han acompañado o acompañan todavía a toda la Iglesia en este camino tanto difícil como suave. Todos los Sínodos que se celebran buscan con los temas tratados profundizar en uno u otro aspecto de la vida de la Iglesia”.

“Esperamos que antes de emprender un nuevo camino se pueda recuperar el trayecto ya hecho, para hacer memoria de lo ya acontecido, celebrar la Resurrección y llegar a la promesa-invitación de Cristo”.

Asia

Estuvo representada por el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphaël I Sako. “Los intereses de estos sínodos es el actualizarse, buscando dar un sentido a la vida de los fieles con tanta esperanza, de aquello que tienen necesidad”.

“Como orientales, quizás no hemos profundizado mucho en estos Sínodos dado nuestro gran número, sobre el ambiente que siempre está lleno de problemas y de inseguridad, la sociedad musulmana que considera la religión como algo sagrado e inmutable, que no facilita el cambio”.

También señaló que “nuestros padres eran más valientes que nosotros” e invitó a “volver a ver y estudiar la situación actual de sus institutos para corresponder a la situación actual en la que viven los cristianos y para conservar su verdad y el celo evangélico y pastoral”.

América

En representación de América Latina habló el Cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago de Chile. En su intervención recordó la importancia del Sínodo para este continente y cómo nació el CELAM (Conferencias Episcopales Latinoamericanas).

“En efecto, la experiencia vivida en el Concilio Vaticano II fue la que dio al CELAM su verdadera auto-conciencia de ser una expresión privilegiada de la colegialidad episcopal latinoamericana”.

“El Concilio fue el momento providencial donde el episcopado latinoamericano tomó forma con una identidad propia y entendió que su afecto colegial se debía transformar en una efectiva solicitud pastoral continental”, añadió.

El purpurado destacó que “la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, en Aparecida, Brasil (2007), continúa la tradición pastoral del continente en la búsqueda, en comunión, de caminos de evangelización”.

“La presencia del Papa Benedicto XVI en la jornada inaugural destacó que el discipulado cristiano implica la vida ‘en’ Cristo”. Por ello, “la experiencia que se vivió fue la de un nuevo Pentecostés, sobre todo, por el nuevo ímpetu misionero que de allí surgió, concretizado por el compromiso de una misión continental permanente. Y esta misión se ha transformado en una realidad, aunque con distinta intensidad, en las diversas iglesias locales”.

Oceanía

El Cardenal Soane Patita Paini, Arzobispo de Tonga, habló en representación de Oceanía. “Hace cincuenta años que estaba recitando el rosario con mis padres”, dijo para ilustrar después la situación de la Iglesia en el continente.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Familia, África, Europa, Asia, Papa Francisco, América, Oceanía, Sínodo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios