20 de agosto de 2005 - 4:37 PM

Así fue la Vigilia en el Marienfeld de la JMJ Colonia 2005

Redacción ACI Prensa

Así fue la Vigilia en el Marienfeld de la JMJ Colonia 2005

Unos 800 mil jóvenes provenientes de todas partes del mundo participaron activamente de la Vigilia de oración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Colonia 2005.

Para el evento se contó con la presencia de dos coros, dirigidos por Andreas Höfling, un conjunto musical de 15 personas liderado por Thomas Gabriel y la dirección litúrgica del Padre Manfred Kollig.

El inicio de la Vigilia estuvo marcado por la colocación de la cruz al pie de la colina de las 70 naciones y la música del conjunto musical.

Seguidamente, el Santo Padre bendijo una gran campana en memoria del recordado siervo de Dios, Juan Pablo II. Durante el acto los peregrinos no dejaban de aplaudir y dar vivas en honor al fallecido Pontífice, cuyo homenaje terminó con el reiterado tañido de la campana ya bendecida.

Continuando con la tradición de las distintas JMJs que se han realizado hasta ahora, dos jóvenes, un italiano y una alemana, dieron su testimonio de vida cristiana y pudieron conversar brevemente con el Papa.

Un grupo de seis jóvenes indios –cinco hombres y una mujer– realizaron, por su parte, una presentación pantomímica en la colina que buscaba ser una especie de antífona para el salmo que se rezó; y luego del correspondiente procesional, un diácono leyó del evangelio de Mateo, el relato de los reyes magos.

Conforme al camino espiritual desarrollado para la JMJ se lee la perícopa vigente para todos los días hasta la frase: “Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, Le adoraron.” A continuación se leyó el resumen del evangelio en inglés, francés, español, italiano y polaco; intercambiándolo con el canto del aleluya.
Un grupo de jóvenes llevó hasta el altar un ícono de la Virgen María, que fue colocado cerca del altar ubicado especialmente para la celebración de la Misa de mañana.

Parte importante y central de la vigilia, además del discurso del Papa Benedicto, lo constituyó la adoración eucarística, en la que se entonaron cantos como el Tantum Ergo y en el que todos los presentes participaron con especial devoción.
La luz de Belén es llevada al Papa por dos scouts, que la distribuyen luego a todos los participantes con los cirios de aproximadamente dos metros que tienen para compartir la luz que acaban de encender.

Hubieron otros cantos y oraciones con los que concluyó la Vigilia, que buscó de manera certera, dejar en claro la centralidad de la Eucaristía en la vida de los jóvenes católicos.

Los jóvenes pernoctarán ahora en el campo y esperarán a la Misa de Clausura que será presidida por el Papa Benedicto XVI a las 10:00 am, hora local.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios