16 de diciembre de 2009 - 7:59 AM

Arzobispo recuerda que solo la fidelidad permite a sacerdotes cumplir con su misión

Redacción ACI Prensa

Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata
Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata

El Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, recordó a los sacerdotes que "la fidelidad es la permanente y segura custodia" de la identidad sacerdotal.

Al ordenar a tres nuevos sacerdotes para su jurisdicción, Mons. Aguer recordó que "ser fiel es ser uno mismo; la fidelidad es la permanente y segura custodia de la propia identidad. La identidad del sacerdote es relacional, extática, lo saca de sí y lo refiere al Señor, a la Iglesia, a las almas. No es sacerdote para sí mismo, sino para Cristo, para el pueblo de Dios, para el mundo necesitado de redención".

En su homilía, reflexionó sobre el tema "Identidad y fidelidad del sacerdote" y advirtió que "sería una triste torcedura de la psicología sacerdotal que ese hombre para los demás (porque es eso por definición), acabe siendo sacerdote para sí mismo, reclamando consideración, afecto, honores, atenciones, haciéndose dueño de lo que no le pertenece, preocupado más por su bienestar y su satisfacción que por la suerte desastrada de un mundo necesitado de Dios y por el crecimiento de la comunidad cristiana".

Tras recordar, citando a Benedicto XVI, que "los presbíteros hemos sido consagrados para servir, humilde y autorizadamente, al sacerdocio común de los fieles", subrayó que "en eso consiste la altísima dignidad del sacerdocio, que ponía miedo en el alma del Santo Cura de Ars y le movía a afirmar que después de Dios, el sacerdote lo es todo; y que él mismo no se entenderá bien sino en el cielo. Sólo se entiende bien en el cielo, y sólo los santos anticipan en la tierra esa comprensión".

Dirigiéndose a los nuevos sacerdotes, explicó que "están destinados a ser para el mundo el amanecer del amor de Dios, una llama ardiente, la esperanza de la vida eterna. ¿Parece una exigencia desmedida? En realidad, es la naturaleza del ser sacerdotal, algo ciertamente desmesurado en comparación a nuestra fragilidad nativa".

"Podrá verse que, en efecto, Dios obra en ustedes y a través de ustedes, si permanecen unidos a Cristo, si le aman totalmente, sin retaceos, sin negarle nada, y cada día y todas las horas del día. Eso es la santidad", señaló.

Además, consideró que la consagración que los jóvenes estaban a punto de recibir, tendría que "penetrar profundamente en la propia personalidad en un proceso de continuo crecimiento y maduración".

"Siendo jóvenes son hechos presbíteros. Presbítero significa anciano", por lo que destacó: "Serán presbíteros, pero tendrán que hacerse tales por su maduración humana, por una creciente sabiduría, en virtud de la experiencia espiritual y pastoral", afirmó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios